Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Josep Maria Pou: 'No puedes ni ir a desayunar sin que te pregunten qué votas'

Entrevista al actor, que actuará este viernes en el Camp de Mart
Whatsapp
El actor y director teatral Josep Maria Pou, el pasado 11 de junio en Reus, donde recibió el Premi Gaudí a la Notorietat i l´Excel·lència. Foto: A. Mariné

El actor y director teatral Josep Maria Pou, el pasado 11 de junio en Reus, donde recibió el Premi Gaudí a la Notorietat i l´Excel·lència. Foto: A. Mariné

– ¿Qué hay de Sócrates en Josep Maria Pou?

– Me gustaría que hubiera mucho. En estos momentos, la memoria de muchas de sus palabras y pensamientos porque los recito cada noche. En todo caso, forma parte ya de mi biografía.

 

– ¿Y qué le gustaría que hubiera?

– La capacidad de un hombre consecuente y con una gran honestidad. Su concepto de vida.

 

– ¿Qué mensaje destacaría de Sócrates?

– Lo que me interesa más de esta obra sobre Sócrates –que es una aproximación a su figura, no su biografía– es que se invita al espectador a reflexionar sobre el ejemplo de Sócrates.

 

– ¿Qué ejemplo?

– Fue el primer condenado a muerte de la democracia. Lo aceptó consecuente y voluntariamente, habiendo podido escaparse o corromper a la gente para que le dejaran huir.

 

– ¿Por qué esa aceptación?

– Dijo que si las leyes en las que creía –que había declarado que respetaría y que se habían dado entre todos– le condenaban a muerte, tenía que aceptarlo porque si se escapaba se estaría burlando de esas leyes y, por tanto, de la propia democracia.

 

– La obra invita a la reflexión. ¿Nos falta hoy en día?

– Sí. Este sistema de vida tan rápido, corriendo de un lado a otro, en todos los sentidos –social, personal, colectivo, las ideas, los mensajes que se transmiten por Internet en una décima de segundo...– nos ha contagiado a todos. Es bueno sentarse un momento a reflexionar, a hablar, a intentar ver la luz y encontrar la verdad de las cosas.

 

– ¿El teatro puede ayudar?

– Sí. Es una de las buenas cosas que tiene. El teatro reúne en el momento de la función a 800, 1.000, 1.500... personas, las que sean, todas juntas durante una hora y media para reflexionar en colectividad. Es un ejercicio fantástico.

 

– Cierto.

– Más allá de divertirse, de llenar tu ocio, también se puede reflexionar. La reflexión colectiva del teatro es muchas veces más eficaz que la reflexión en solitario, individual. Sócrates dijo que simplemente buscaba la verdad porque está en el fondo de todas las cosas.

 

– Un ‘Sócrates’ en una noche de agosto... ¿Cómo convencer al espectador de que vaya?

– Le diría al espectador que está indeciso de si va esta noche o no que este espectáculo se estrenó hace un mes en el teatro romano de Mérida con un enorme éxito, con 2.500 personas cada día llenando el teatro en un silencio religioso y al final de la función estallando en aplausos. También ha tenido éxito en Barcelona durante el Festival Grec. Igual que en el teatro romano de Sagunto. Esa es la mejor garantía. Es un teatro de alta calidad.

 

– En silencio... Usted ha emprendido una ‘cruzada’ contra el uso de los móviles para ver mensajes o hacer fotos durante la función de teatro.

– Es una batalla que tenemos muchos actores desde hace años. No sé si la ganaremos. Pero nunca hemos de dejar de pelear. Pero también es una batalla del público. Han de llamar la atención al que tengan al lado si toma fotos, graba un vídeo, envía mensajes...

 

– ¿Por qué le molesta tanto que se grabe en vídeo?

– Es una forma de robar algo que no te pertenece y además va en contra de futuros espectadores porque le desvela fragmentos de la obra.

 

– La obra habla de democracia, un término que está de mucha actualidad con el derecho a decidir.

– Ya he opinado mucho de eso. Prefiero no hablar más del procés y las elecciones del 27-S.

 

– ¿Le cansa?

– No me cansa el procés, que me parece muy legítimo. Lo que me cansa es que no puedas ni ir a desayunar sin que te pregunten qué o a quién votarás.

 

– Usted tiene una larga relación con Tarragona. Incluso estudió en la Laboral.

– Pasé cinco años paseando por las calles de Tarragona durante mi adolescencia. Hice muchas excursiones por el Camp. He tenido la inmensa suerte de actuar varias veces en la ciudad.

 

– Ha conectado con el público de Tarragona.

– Es de los mejores públicos de toda Catalunya, por su afición y por cómo responde a las obras.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También