Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Escola de Natura FrancolÍ se convierte en una fiesta cultural

Inclusión. La Asociación Mira celebró una jornada para compartir y conocer la gastronomía, la música y las tradiciones de diferentes países

Laura Rovira González

Whatsapp
La comida típica colombiana era la gastronomía principal del evento de la Asociación Mira. Foto: Pere Ferré

La comida típica colombiana era la gastronomía principal del evento de la Asociación Mira. Foto: Pere Ferré

La Escola de Natura Francolí se convirtió durante todo el domingo en la capital colombiana Bogotá pero con una mezcla de olores, sabores y músicas que combinaban pinceladas de otras culturas.

La Asociación Mira volvió a organizar un año más en Tarragona un evento basado en la inclusión y en la integración de diferentes culturas presentes en el territorio. «La finalidad es incluir las asociaciones de diversas culturas en la red social de la ciudad y dar a conocer todos los espacios que existen», comentaba Esther, una de las organizadoras y responsables de la Asociación Mira y que desde muy temprano se puso al frente de la coordinación de una jornada con mucho ritmo latino.

La bandera colombiana era omnipresente y su gastronomía el plato principal y es que durante varios años, este evento se basaba en una celebración únicamente de la cultura colombiana coincidiendo con el festejo de este país por la independencia conseguida el 20 de julio de 1810. Este año, desde la organización, han decidido ampliar la representación cultural e invitar a otras agrupaciones. «Hemos querido abrir aún más las fronteras. Este año también contamos con grupos franceses, bolivianos o ecuatorianos», expresaba Esther.

A medida que avanzaba la mañana, el jardín de las olores de la Escola de Natura se iba camuflando con los primeros cocinados y las primeras ventas de comida típica y tradicional colombiana hecha por voluntarias como Eneyda que, sin parar ni un momento, explicaba a los que desconocían la gastronomía de su país qué sabores iban a encontrar. Empanadas, buñuelos de maíz, chicharrones o diferentes tipos de chorizos eran algunos de los platos que se podían degustar. «El que más gusta y cada año triunfa son los tamales», comentaba Eneyda, que a pesar de las altas temperaturas y el trabajo de elaboración de esta comida, reconocía estar muy contenta y orgullosa de poder enseñar un trocito de su país y por un día sentirse como en casa. «Es una oportunidad perfecta para mostrar la verdadera cultura de Colombia», expresaba Eneyda.

Detrás de la barra, con una gran sonrisa y siguiendo el ritmo de la música que se escuchaba de fondo, Adith, una colombiana que lleva 20 años instalada e integrada en España también ayudaba en la organización del evento como parte de la Asociación Mira. «Estas iniciativas son maravillosas, estamos muy orgullosas de compartir nuestra cultura, falta un poco más de cohesión en un país tan multicultural como es España», comentaba Adith.

La Escola de Natura Francolí se transformó en un punto de encuentro y convergencia cultural con un protagonismo latino liderado por Colombia en una jornada llena de actividades para el entretenimiento con actuaciones musicales, rifas con premios o juegos de agua para los más pequeños. «Tarragona es una ciudad inclusiva pero falta más cohesión y compartir las diferentes culturas de la mano de sus protagonistas», concluye Esther.

Temas

Comentarios

Lea También