Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Móra-Tamarit, Torres Jordi y Torreforta se quedan sin subvención del Ayuntamiento

Las asociaciones de vecinos tarraconenses que más ayuda económica recibirán son la de Sant Pere i Sant Pau y la de La Granja. Las que menos, la del Miracle y la del Camí del Llorito-Terres Cavades

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de archivo del cañón de espuma, organizado durante las fiestas de La Móra-Tamarit. FOTO: cedida

Imagen de archivo del cañón de espuma, organizado durante las fiestas de La Móra-Tamarit. FOTO: cedida

El Ayuntamiento de Tarragona repartirá este año entre las asociaciones de vecinos un total de 144.393,48 euros en subvenciones. La partida destinada a este gasto era de 160.000 euros para 41 entidades solicitantes, pero finalmente son 38 las asociaciones que recibirán la ayuda económica.

La Móra-Tamarit, Residencial Palau-Torres Jordi y la Progressista de Torreforta se quedan sin contribución. Por otro lado, las asociaciones de vecinos de Sant Pere i Sant Pau y de La Granja son las que mejor salen paradas, con una aportación de más de seis mil euros cada una. Al otro extremo del ranking se sitúan las entidades que menos dinero reciben. Son las de El Miracle y del Camí del Llorito-Terres Cavades. La cantidad destinada no llega a los mil euros.

De las 38 agrupaciones que recibirán subvención, tres son federaciones. La FAVT –Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona– es la que se lleva más parte del pastel, con 7.633,83 euros. En segundo lugar se encuentra la Federació Siglo XXI, con 5.590,66. Finalmente, la de Llevant se queda con 3.190,43 euros, casi la mitad que algunas asociaciones.

El reparto de los casi 145.000 euros se decide a partir de cuatro líneas de actuación. La primera tiene que ver con el mantenimiento del local social, es decir, el agua, la luz y el teléfono, por ejemplo. En la mayoría de los casos, la partida destinada a este aspecto son entre 800 y 900 euros.

La segunda línea de actuación son las fiestas del barrio, como por ejemplo Carnaval, la Castanyada, Sant Jordi, conciertos o actos solidarios, entre otros. La tercera pata de la subvención tiene que ver con las campañas de concienciación, cursos o charlas. Finalmente, la cuarta línea se refiere al apoyo a las asociaciones de vecinos y que, por lo tanto, solamente cuentan con ellas las federaciones.

Se les ha pasado el plazo

El motivo por el que tres entidades se han quedado sin subvención es que se les pasó el plazo para presentar la solicitud, que finalizaba el pasado 4 de marzo.

En el caso de La Móra-Tamarit, el presidente de la asociación de vecinos, Francesc García, explica que «nos retrasamos en pedir la subvención, ya que nos encontramos inmersos en un conflicto económico con el Ayuntamiento. Nos pedían que devolviéramos 2.500 euros de la ayuda del año 2016».

Finalmente, la entidad ha conseguido que el consistorio rebaje la deuda a 1.300 euros, pero García asegura que «no pensamos devolver ni un duro. Deben tener en cuenta que, solo de mantenimiento de local, ya gastamos más de 1.500 euros». El presidente cree que este exhausto control financiero responde a «una venganza por la intención del barrio en convertirnos en una Entitat Municipal Descentralitzada». El año pasado, la agrupación recibió algo más de cinco mil euros.

Por otro lado, desde la asociación de vecinos de Residencial Palau-Torres Jordi aseguran que «somos una junta nueva, que no sabíamos exactamente cómo funcionaba todo esto. Hemos tenido problemas con el certificado digital y, al final, presentemos la solicitud fuera de plazo», explica Cristina Martínez, miembro de la junta, quien aún le queda la esperanza de que se solucione el problema y el Ayuntamiento «sea más flexible».

Algo parecido le pasó a la asociación Progressista de Torreforta. «Tenía apuntado que podía presentar la petición hasta el 4 de abril. Lo entendí mal. Entre el Carnaval y una cosa y la otra, se nos pasó el plazo», explica la presidenta, Úrsula Marín, quien añade que «si finalmente no nos dan la subvención, nos veremos obligados a cerrar la asociación. No podemos asumir el coste de mantenimiento de local». 

Las tres entidades confían en que el consistorio se repiense la decisión y acepte sus solicitudes. Por su parte, la concejal de Relacions Ciutadanes i Universitats, Elvira Ferrando, asegura que el próximo día 28 de mayo, los grupos políticos se reunirán para tomar una decisión sobre el asunto. 

Temas

Comentarios

Lea También