Más de Tarragona

La acusada de matar a su bebé en Torreforta lo habría confesado a unas amigas

Tras no haber podido abortar, habría dado a luz en su casa e intentado asfixiar a su hija.
Su madre la habría dejado en un contenedor

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
La detenida de 20 años –en el centro con cabello largo–, ayer poco antes de seguir al vehículo policial tras el registro. FOTO: ÀNGEL JUANPERE

La detenida de 20 años –en el centro con cabello largo–, ayer poco antes de seguir al vehículo policial tras el registro. FOTO: ÀNGEL JUANPERE

La mujer de 20 años detenida el jueves por los Mossos d’Esquadra acusada de haber matado a su bebé de pocas horas –con la complicidad y ayuda de su madre, de 42 años– se lo habría contado a unas amigas, con las que compartía unas clases en un centro educativo de Tarragona.

Dicha información se hizo llegar a la Policía catalana, que comenzó a investigar el caso y a tomar primero declaración como testigos a las mujeres a las que habría explicado, meses después, lo ocurrido a finales de marzo. Con toda la información recibida, los investigadores han reconstruido un caso de homicidio o asesinato, a pesar de no haberse encontrado el cuerpo. Ayer por la tarde se registró el domicilio donde viven las detenidas.

Al parecer, la detenida más joven se habría quedado embarazada en contra de su voluntad, por lo que optó por abortar. Pero como habían pasado más de catorce semanas, ya no se podía practicar la interrupción voluntaria del embarazo de forma legal. Ante este contratiempo, cuando nació el bebé –al parecer, una niña– lo intentó estrangular, sin conseguir su propósito. Finalmente, su madre abandonó a la recién nacida en unos contenedores. De ser así, sería prácticamente imposible encontrar el cuerpo.

Por ahora, los agentes de la Divisió d’Investigació Criminal (DIC) de la Regió Policial del Camp de Tarragona disponen principalmente de las declaraciones realizadas por las amigas de clase a las que habría contado lo ocurrido. También de los mensajes que se intercambiaron, donde la encausada explicaba lo ocurrido.

El origen de toda esta escabrosa historia habría comenzado en verano de 2019 durante un viaje que la joven realizó a Marruecos. Durante el mismo se quedó embarazada. De vuelta a España, en otoño del mismo año, la joven estuvo realizando unos cursos. Habría manifestado a sus amigas de aula su intención de abortar para ocultar la situación a su padre. Incluso habría acudido a algún centro sanitario para ello. Pero ya no era posible la interrupción con píldora y se la derivó a un centro donde sí podrían practicarle una interrupción voluntaria de embarazo. Pero no acudió.

No fue a clase

En marzo del año pasado la joven dejó de asistir a clase, posiblemente coincidiendo con el alumbramiento, que habría tenido lugar en su propio domicilio de Torreforta. Explicó a una de las amigas que intentó asfixiar al bebé, sin conseguir matarlo, por lo que lo dejó en un armario de su casa. Al día siguiente, su madre lo cogió, lo abandonó en la basura.

La encausada volvió a clase en octubre del año pasado y, al mes siguiente, habría hecho las revelaciones a sus compañeras de aula. Dicha información llegó el 4 de diciembre a los agentes de la Unitat d’Investigació, que comenzaron a indagar. Tomaron declaración a las amigas para que relataran lo que les había explicado la acusada. Finalmente, ha sido al Divisió d’Investigació Criminal (DIC) del Camp de Tarragona quien ha asumido el caso y ha terminado la investigación y ha realizado los arrestos.

Madre e hija, de nacionalidad española, pasarán hoy a disposición del Juzgado de Instrucción número 6 de Tarragona, que está de guardia.

Temas

Comentarios

Lea También