Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La banda sonora de las elecciones

El pasodoble más español compuesto por belgas, el ska, la canción de autor de Reus por el 1-O, Bob Dylan en versión ebrense, la Trinca y ‘Els segadors’ en heavy. Es la música del Procés

Raúl Cosano

Whatsapp
Manolo Escobar, que popularizó 'Y viva España', y Lluís Llach, autor de 'L'estaca', dos himnos contrapuestos para los actuales tiempos políticos.

Manolo Escobar, que popularizó 'Y viva España', y Lluís Llach, autor de 'L'estaca', dos himnos contrapuestos para los actuales tiempos políticos.

«Tornarem a aixecar-nos, els somnis són immortals» , canta el compositor reusense Fito Luri en ‘Octubre’, el tema de tributo al 1-O, una emotiva y conmovedora letra. Fito se ha sumado a la banda sonora que acompaña todo lo vinculado al Procés desde hace meses. La situación política ha hecho aflorar la creatividad en distintas direcciones: canciones urgentes para momentos tensos, de indignación, de celebración, de vencer el miedo; cánticos de la calle, a veces improvisados o recuperados, o composiciones pensadas y elaboradas por artistas. 

La provincia no ha fallado a su cita con la creatividad. Xeic!, una banda de música festiva y reivindicativa de las Terres de l’Ebre, ha publicado el tema ‘Som’, un single, acompañado por un clip patrocinado por la ANC, con letra de esta guisa: «Emprendrem una aventura carregada d’emoció, és moment de somiar lliures». 

La gama de creación va de la emotividad al humor y ahí otro conjunto ebrense, Pepet i Marieta, también ha sentido la necesidad de dedicar una tonada a la coyuntura. Su cantante y compositor interpretó en Catalunya Ràdio una versión libre de ‘We are the world’ titulada ‘We are 700 alcaldes’. Por su parte, la cantautora tortosina Montse Castellà acaba de demostrar el activismo genético que siempre tiene el Ebre. Ella, que está en todas las luchas para defender ‘lo Riu’, también se ha hecho escuchar en las manifestaciones independentistas. Se la pudo ver cantando ‘Esperança’, de Txarango, en un concierto por la libertad de los presos políticos, y haciendo lo mismo en la manifestación de Bruselas. Allí Castellà interpretó la canción ‘Blowin in the wind’, en varios idiomas. 

Montse Castellà, la cantautora de Tortosa, actuó en la manifestación de Bruselas

Hasta Washington ha llegado el Procés en su forma musical. El grupo norteamericano de metal A Sounf of Thunder avanzó una versión heavy de ‘Els Segadors’ de su próximo disco, que se publicará en 2018. El cover se llama ‘The Reapers’, está interpretado en inglés y en catalán y tiene vínculo con Tarragona. La madre de la vocalista, Nina Osegueda, es de La Fatarella (Ribera d’Ebre) y emigró a Estados Unidos en pleno franquismo. El tema, un homenaje de Nina a las raíces de su madre, se ha convertido en un hit exitosísimo con trazas de llenaestadios. Suma más de 1,3 millones de visualizaciones en Youtube. 

Todos estos temas se han convertido en algo así como una banda de acompañamiento también en esta campaña. La mayor parte de este repertorio son apoyos al soberanismo. Más escasa es la aportación al unionismo, apenas monopolizada por un tema rescatado del pasado que ha aparecido en las manifestaciones como tótem. Es ‘Y viva España’, la canción de los años 70 popularizada por Manolo Escobar que ha servido en los balcones como antídoto a las caceroladas y que esconde una curiosidad morbosa: está compuesta en un país con mucho que ver con lo que sucede, Bélgica. Allí le dieron forma los belgas Leo Caerts y Leo Rozenstraten. El tema original estaba en flamenco. Por supuesto, la canción de Manolo Escobar no tenían, en origen, la menor intención patriótica.

Fito Luri le ha compuesto una canción al 1 de octubre. 

   

Pero si esa canción se ha convertido en un icono para los contrarios a la independencia, el contrapunto –además de ‘Els segadors’, que pone el broche solemne a todos los actos– lo ha puesto otro clásico: ‘L’estaca’, de Lluís Llach. «Gracias a todos los que usáis ‘L’estaca’ como himno de libertad, me dais vida», escribió en Twitter el cantante ligado a Porrera. El tema tiene 180 versiones y ha sido interpretado en multitud de idiomas.

Pero si hay una canción que se ha integrado últimamente en el repertorio independentista ha sido ‘Passi-ho bé’, un tema del álbum ‘Festa Major’ (1971), de La Trinca. Originariamente era la última pieza de la orquesta en un baile de fiesta mayor («passi-ho bé i moltes gràcies, passi-ho bé fins l’any que ve») pero se convirtió en los versos que sirvieron para despedir a los agentes tras el registro en ‘El Vallenc’, tirando de ironía. También en Valls y en los registros a la imprenta de Constantí nació ‘On són les paperetes? Les paperetes on són?’, una cantinela que reproduce el estribillo de ‘Roses to Reno’, del americano Bob Bishop. 

Otras canciones célebres en la pulsión independentista: ‘No volem ser’, de la Companyia Elèctrica Dharma, ‘Agafant l’horitzó’, de Txarango, o ‘Dies de llum’, de Èric Vinaixa. En el imaginario soberanista se ha colado también la canción ‘Què volen aquesta gent?’, tema de 1968 compuesto por Maria del Mar Bonet con la letra de un poema de Lluís Serrahima. En el actual contexto sirve para denunciar el encarcelamiento de los Jordis o el Govern. Buhos, Els Pets o Miquel Vilella son otros artistas más o menos posicionados en su obra. Un momento musical célebre tuvo lugar en la iglesia de Santa Maria de Vila-rodona. Mientras se hacía el recuento de votos el 1-O, ante la presencia del párroco, sonaba ‘El Virolai’. 

Temas

Comentarios

Lea También