Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Festes de Santa Tecla

La bestia que se zampa los chupetes

Unos 300 niños y niñas se han acercado a la Víbria para darle el preciado objeto
Whatsapp
Los pequeños no tuvieron reparos en dejar su chupete en manos de la Víbria. Foto: Àngel Juanpere

Los pequeños no tuvieron reparos en dejar su chupete en manos de la Víbria. Foto: Àngel Juanpere

Es un acto pensado para los más pequeños, para que puedan deshacerse de su preciado chupete. Pero un año más el Dona el xumet a la Víbria se ha convertido en todo un acontecimiento apto para todas las edades. Desde antes de las seis de la tarde las escaleras del Pla de la Seu estaban llenas, excepto el pasillo central, custodiado por los miembros de la Colla de Diables Voramar para dejar paso a la bestia. 

Entre aplausos, con el sonido de los tambores y las gralles de fondo, la Víbria ha comenzado a bajar las escaleras en apenas un minuto. Ya en la Plaça de les Cols ha comenzado a bailar la Cançó del xumet, una pieza compuesta expresamente para este acto. Una vez finalizado el mismo, correderas de padres con sus hijos para que estos depositasen su chupete en la boca de la Víbria, un momento que muchos han inmortalizado con su cámara o su móvil. Para que no se fueran con los manos vacías después de haberse privado de tan preciado elemento, los diables les daban un chupete de caramelo y un certificado conforme habían depositado su chupete en la Víbria.

La Víbria bajando las escaleras del Pla de la Seu. Foto: Àngel Juanpere

Unos 300 pequeños –de entre uno y cuatro años– realizaron este sencillo acto, que tiene su origen en una visita que la Colla de Diables Voramar-Víbria realizó hace 14 años a Molins de Rei durante sus fiestas mayores. Ahora se ha convertido en uno de los actos más tradiciones de las Festes de Santa Tecla.

Temas

Comentarios

Lea También