Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La discoteca Totem se renueva de cara a su cincuenta aniversario

El mítico local está previsto que reabra este viernes, tras impermeabilizar sus instalaciones. Este negocio familiar defiende la apuesta por un ocio de calidad que conviva con el vecindario

Núria Riu

Whatsapp
El interior de la discoteca Totem pocos días antes de cerrar para la reforma. Foto: Cedida

El interior de la discoteca Totem pocos días antes de cerrar para la reforma. Foto: Cedida

Este fin de semana ha sido el primero, desde hace más de treinta años, en el que la discoteca Totem no ha abierto sus puertas. Este mítico local, ubicado en la Avinguda Pau Casals con Estanislau Figueres, está en obras. Y, aunque el interior está completamente patas arriba, sus propietarios aseguran que el próximo viernes el establecimiento recuperará la música y la diversión.

Totem está siendo reformado. Se trata de una puesta a punto de las instalaciones, que se ha hecho de cara a mejorar la insonorización del local. A partir de ahí, se ha aprovechado para renovar el interior de un negocio que está a punto de cumplir su cincuenta aniversario.

Un ingeniero acústico ha hecho un proyecto a medida para revestir todas las paredes de la discoteca, a partir de un nuevo material que mejorará la impermeabilización del local. «Se ha hecho una caja dentro de una caja», explica la propietaria del negocio, María León. Se trata de una protección, hecha a base de fibras, que mide 43 centímetros de grueso y que se ha instalado tanto en las paredes laterales como en el techo. Esto ha obligado a rebajar el podio. También se han cambiado las barras y habrá modificaciones en la iluminación del local, ya que el conjunto de la instalación ha tenido que hacerse de nuevo. León describe que la intervención «debe permitir que podamos seguir estando dentro de la ley, que es como siempre hemos querido estar».

La mejora se hace para completar la reforma que ya se hizo recientemente en los baños y que acabará de completarse de forma paulatina. Y es que la prioridad de los propietarios ha sido no tener que cerrar más allá de lo estrictamente necesario para un lifting que llega casi 30 años después del último lavado de cara.

A lo largo de su trayectoria, el negocio que fundó María León y Joan Compte en el año 1971 se ha ido renovando para adaptarse a las últimas tendencias del ocio nocturno.

León recuerda muy bien los inicios. «En aquellos momentos Tarragona tenía muchas discotecas», afirma. La Imperial Tarraco, la Whisky, en el Lauria, la de la calle Sant Francesc, en Cala Romana. Poco a poco estos establecimientos fueron cerrando. Totem quedó durante un periodo como la única discoteca, hasta que hubo una nueva oleada con otros locales.

Segunda generación

Atrás quedaron la moqueta en el suelo, las paredes tapizadas y las cortinas del inicio. En el año 1982 se hizo la primera gran reforma y siete años más tarde llegaba un segundo lavado de cara. Unos cambios que ya siguieron de cerca la segunda generación, Christian y Daniel Compte.

La discoteca ha acompañado a varias generaciones de tarraconenses en sus noches de ocio. Ya hay nietos de Totem y la longevidad del negocio se explica también por la implicación en programas pioneros como el proyecto Nits Q. Impulsado hace más de doce años a nivel municipal, el programa se creó para fomentar la convivencia entre la diversión y el descanso de los vecinos y, para informar, sobre sexo, consumo de drogas y conductas sexistas durante la noche.

Temas

Comentarios

Lea También