Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La falta de personal impide a Correos entregar cartas todos los días en Tarragona

Los trabajadores de la empresa postal están llamados hoy a paros parciales. En la ciudad se habrían perdido 30 puestos de trabajo

Norián Muñoz

Whatsapp
Una cartera y, al fondo, la oficina central de Correos en la ciudad.  FOTO: N.Muñoz

Una cartera y, al fondo, la oficina central de Correos en la ciudad. FOTO: N.Muñoz

Según la conocida como ley postal, los ciudadanos tienen derecho a contar con servicio de reparto de cartas durante cinco días a la semana, de lunes a viernes. No obstante, lo cierto es que la falta de personal en Correos hace que en algunas zonas de la ciudad de Tarragona y, en especial, en los municipios rurales de la provincia, no se pueda garantizar más que dos o tres días a la semana.

Así lo explica Óscar Venteo, delegado de CSIF en Correos de Tarragona. Su sindicato es uno de los que junto con CC.OO., UGT, y Sindicato Libre ha convocado hoy paros parciales en protesta por el proceso de «desmantelamiento» y la «precariedad» que, según denuncian, registra la empresa postal pública.

Apunta Venteo que en la última década se han perdido 15.000 puestos estructurales de trabajo en España, de los cuales al menos 200 se habrían perdido en la provincia de Tarragona y unos 30 en la ciudad. A esto hay que sumar, explica, que prácticamente no se cubren bajas, vacaciones ni días de asuntos propios, con la consecuente carga de trabajo.

Todo sin contar con que han comenzado a generalizarse los conocidos como ‘minijobs’, contratos de apenas 4 horas, como los de algunos de los empleados  que trabajan de noche en el centro postal. A esto hay que sumar lo que los sindicatos califican de desmantelamiento de la empresa pública, «con unos recortes presupuestarios sin precedentes    –180 millones de euros en 2017 y 2018–, un déficit histórico       –225 millones de euros»–.

Plan para nuevos tiempos

Pero tal vez lo que más les preocupa es la sensación de estar ante una empresa que, irremediablemente, va camino de su fin y está a expensas de la voluntad política (la empresa depende del Ministerio de Hacienda). Una de las cosas que se reclama, de hecho, es la elaboración de un plan estratégico teniendo en cuenta cómo las nuevas tecnologías han cambiado completamente el trabajo de las empresas postales.

Venteo reconoce que son conscientes de que el futuro es el comercio electrónico, la paquetería, en el que la empresa actualmente tiene un papel residual y muchos competidores que revientan el mercado a base de salarios precarios. Mientras, el reparto de cartas, un servicio todavía necesario pero que va languideciendo, representa el 90% del negocio de Correos.

Sería una pena, asegura, que una empresa de 300 años de historia y con implantación en toda España termine por sucumbir por no adaptarse a los tiempos.

Temas

Comentarios

Lea También