Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La fiebre de las apuestas llega hasta los córners y los penaltis que se pitan

La red permite jugar a los resultados de partidos del Ascó, la Pobla o el CF Reus B, aunque en ocasiones las casas de apuestas cierran los micropronósticos para evitar arreglos

Raúl Cosano

Whatsapp
Imagen de un partido de Tercera División. FOTO: Lluís Milián

Imagen de un partido de Tercera División. FOTO: Lluís Milián

Uno puede apostar en internet, a golpe de click, al resultado del Croacia-Nigeria del próximo Mundial, o bien al marcador del Ascó-Pobla de Mafumet, uno de los derbis provinciales en el grupo catalán de Tercera División. La jungla creciente de las apuestas deportivas ‘on line’, un negocio en auge con cada vez más seguidores, alcanza incluso a los detalles más ínfimos de la cuarta categoría en importancia del fútbol estatal, afectando incluso a equipos tarraconenses que este año han competido en Tercera. Incluso las primeras rondas de la Copa del Rey, con clubes más modestos, están sujetas a estos mercados. 

Algunos equipos tarraconenses también aparecen en los llamados comparadores de cuotas, sistemas en los que es posible apostar a multitud de variables, como qué equipo lanzará el primer saque de esquina o si habrá más goles en la primera parte que en la segunda, y hacerlo además comparando la inversión en las decenas de casas de apuestas que existen.

Sin embargo, a veces esos ‘micropronósticos’ quedan vetados por las propias casas de apuestas, como indica el tipster profesional tarraconense Jesse PICKSman: «Si vas a categorías más bajas, como Segunda B o Tercera División, con pocos mercados, hay más riesgo. Aumenta el peligro de que puedas meter un mercado de tarjetas en Tercera. Eso hace que sea más propenso al amaño». Lo mismo sucede con los córners: «Es fácil, por ejemplo, comprar a un jugador de banda para provocar una determinada banda». 

De ahí que, según cuenta Jesse PICKSman, haya casas de apuestas que cierren los pronósticos, y los limiten al 1, X, 2 clásico, y a alguna otra variable, con el fin de evitar una posible manipulación por parte de las mafias que controlan los arreglos. Mucho más raro es hallar este tipo de situaciones en Segunda A y en Primera División. «Cada año aparece algún caso o se prueba alguno de un partido de hace dos o tres años. Suele tratarse de mercados minoritarios, con jugadores semiprofesionales que pueden caer más fácilmente. En el fútbol profesional es casi imposible, no le encontraría sentido. Las mafias van a buscar a Segunda B o Tercera», cuenta Jesse PICKSman. 

En busca de irregularidades

En la detección de posibles amaño ocupa un lugar principal JDigital, la asociación que engloba a todas las empresas del juego ‘on line’ en España. La tecnología que utilizan les permite identificar irregularidades en tiempo real y comunicarlo a las autoridades en el momento en el que se producen. 

«En todas las categorías y en todos los encuentros se trackean al momento los mercados y si se detectan irregularidades como un aumento inusual en el volumen de apuestas, los operadores, además de avisar a tanto autoridades competentes de la competición como del sector, cierran el mercado para proteger a los usuarios», cuentan fuentes de JDigital. 

El ente confirma que el riesgo principal está en esas divisiones inferiores, con jugadores que ni siquiera cobran o que perciben un sueldo que puede no ir más allá de los 800 euros al mes. En el caso de un futbolista de Primera e incluso de Segunda, sus ingresos no justificarían incurrir en estas trampas para ganar más.  

De ahí que las sospechas sobre un posible apaño en el controvertido partido de Segunda División que el Nàstic ganó en Huesca no sean, para algunos, fundadas. «Da morbo y sucede siempre a final de temporada. Que haya entrado mucho dinero a un partido no quiere decir que esté amañado. Sí es verdad que hubo un baile de cuotas muy raro. Eso es innegable. De ahí a suponer un amaño dista un mundo. Cuando pasa eso hay que mirar otros condicionantes, y en ese punto todo es normal. Al Huesca le anularon un gol y mandó un balón al palo», aclara Jesse PICKSman, muy escéptico sobre el hecho de que pudiera haber habido algún arreglo. 

Temas

Comentarios

Lea También