Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La joya de la Rambla Vella

El Arxiu Històric de Tarragona acoge desde un pergamino del siglo XI a vídeos en formato VHS de una televisión local, pasando por documentos de toda índole y más de 400.000 fotografías

Xavier Fernández

Whatsapp
Vista aérea del pueblo de 'Villafranco del Delta', actualmente Poble Nou del Delta. Foto: AHT. Fondo del  Instituto Nacional de Colonización. 1945-1986

Vista aérea del pueblo de 'Villafranco del Delta', actualmente Poble Nou del Delta. Foto: AHT. Fondo del Instituto Nacional de Colonización. 1945-1986

Su entrada está casi oculta en un enorme edificio situado en la Rambla Vella, 30, junto a la iglesia de Sant Francesc. Pero en su interior alberga verdaderas joyas que ilustran la historia de Tarragona y Catalunya. A sus 73 años de vida, el Arxiu Històric de Tarragona guarda cientos de miles de documentos, pertenecientes a más de 200 fondos documentales. Y luce más de 400.000 fotos que pueden ser consultadas.

Desde un pergamino que documenta una compra de terrenos efectuada hace casi mil años (en 1056) a una sentencia judicial franquista que da la razón, al menos en parte, al músico vendrellense Pau Casals, pasando por diplomas expedidos por la Universitad Laboral, el reglamento constitutivo del Club Gimnàstic de Tarragona del 30 de diciembre de 1893 o los vídeos en VHS de la televisión local Tarraco Visió, el Arxiu constituye el principal conjunto documental de Tarragona.

Creado en 1947, su gestión fue transferida a la Generalitat en 1981, momento en que también comenzó a ejercer como Arxiu Comarcal del Tarragonès. Sus fondos están distribuidos en 6.138 metros lineales de estanterías.

Los fondos no paran de crecer. Recientemente se ha incorporado el fondo Ixart, que recoge documentos de la familia de comerciantes y abogados. Una exposición en el mismo Arxiu muestra las nuevas ‘estrellas’ del archivo como un libro de cuentas del año 1719, elaborado con una pulcra caligrafía, o una fotografía de la construcción del edificio en que ahora se ubica la sede central de la Caixa en Tarragona, en pleno corazón de la Rambla Nova.

El Arxiu también organiza exposiciones de sus fondos así como diferentes actividades divulgativas. Los fondos fotográficos recogen desde los momentos más solemnes de los tarraconenses a los más íntimos o familiares.

Entre sus 200 fondos, hay de administraciones, organismos judiciales y registrales, la institución notarial, asociaciones, fundaciones, empresas, familias, personalidades relevantes...

Algunos documentos gráficos retrotraen al Régimen franquista, como las imágenes de los desfiles propagandísticos o las de las construcciones (por ejemplo la de un nuevo pueblo en el Delta del Ebre) impulsadas por el ‘Instituto Nacional de Colonización’.

Del 1 de junio al 30 de septiembre, el Arxiu tiene horario de verano (de 8 a 15 horas). El resto del año es de lunes a jueves de 9 a 18 horas y los viernes de 9 a 15.

El Arxiu no sólo vive de los amantes de la historia. Como apunta su director, Ricard Ibarra, «mención especial merece el servicio a los usuarios, ya sea presencial o a distancia, y no sólo respecto a los investigadores, sino a la ciudadanía en general, que encuentra en la documentación del archivo recursos para sus gestiones ante la Administración».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También