Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"La locomotora la llevamos los alcaldes"

Los alcaldes de Tarragona y Reus valoran en una entrevista conjunta el acuerdo territorial en materia ferroviaria

Núria Riu

Whatsapp
Los alcaldes de Tarragona y Reus, Josep Fèlix Ballesteros y Carles Pellicer, el pasado viernes. Foto: Lluís Milián

Los alcaldes de Tarragona y Reus, Josep Fèlix Ballesteros y Carles Pellicer, el pasado viernes. Foto: Lluís Milián

Los alcaldes de Tarragona y Reus, Josep Fèlix Ballesteros y Carles Pellicer, firmaron el 11 de abril en La Boella un pacto bilateral en el que se apuntan las prioridades en materia ferroviaria. Ocho días más tarde se sumaban también los alcaldes de Vila-seca, Salou, Cambrils y la Generalitat.
El núcleo central del Camp de Tarragona ha definido su modelo basado en la mejora de las conexiones con Barcelona y que apuesta por desmantelar la vía de la costa. Ballesteros y Pellicer hablan sobre al respecto en una entrevista en el Palau de la Diputació de Tarragona. 

¿El detonante del acuerdo fue el anuncio del Ministerio de Fomento de convertir el aeropuerto de Girona en cuarta pista de El Prat en detrimento de Reus?
Josep Fèlix Ballesteros- No, el detonante del pacto son las conversaciones con el alcalde de Reus de hace más de dos años, en las que hablamos de residuos, de agua, de puerto y aeropuerto, y que, posteriormente, dieron pie a las cumbres bilaterales. El trabajo tranquilo y silencioso no es muy mediático. Es un proceso que ha ido madurando, que ni se precipita ni se desencadena a partir del anuncio de Girona.

Carles Pellicer- Es un pacto que viene de los avances conjuntos que hemos hecho en muchos ámbitos desde hace tiempo, y de la buena relación entre ambos consistorios. Todo esto llega en un momento en el que creemos que es necesario. Llevamos mucho tiempo reivindicando inversiones en infraestructuras y es básico. 

Josep Fèlix Ballesteros- Si me lo permiten, debemos enmarcarlo dentro del trabajo que se está haciendo desde el conjunto de la región. La reflexión que estamos haciendo con el doctor Grau, la Diputació y el conjunto de los alcaldes de la demarcación sobre la euroregión, articulada alrededor del conocimiento y la innovación, nos ha permitido reflexionar sobre las dinámicas económicas. Si hay sinergias y complementariedades los resultados son mejores que en un escenario de competencia estricta de campanario.

¿Llega tarde este consenso territorial? Porque algunas de las amenazas que se plantean sobre el territorio hace mucho tiempo que se veían a venir.
Josep Fèlix Ballesteros- Llega en el momento en el que madura la necesidad de tener una opinión común y que se ha consensuado con el Govern de Catalunya. Es muy importante que, cuando vayamos a Madrid, por primera vez, haya un solo discurso trabado y articulado en el que hay beneficios para todos y sin renuncias.

Carles Pellicer- Es evidente que no llega tarde sino que llega fruto de una maduración. No podemos olvidar que éste es un ámbito geográfico muy complejo en materia de infraestructuras. En pocos kilómetros cuadrados hay muchas conexiones viarias y ferroviarias. Conviven la industria y el turismo, dos sectores muy potentes que necesitan inversiones para seguir avanzando.

«Venimos de una petición de ‘señores políticos pónganse de acuerdo y tomen la iniciativa’»

¿Es una carta a los Reyes en la que se ha intentado contentar a todo el mundo?
Carles Pellicer- No es una carta a los Reyes. Es una carta en la que primero Tarragona y Reus y después Vila-seca, Salou y Cambrils se suman para avanzar conjuntamente. Ahora todos sabemos lo que debemos reivindicar. Y aquí se suman las necesidades de un área metropolitana con 350.000 habitantes estables y 500.000 en temporadas altas.

Josep Fèlix Ballesteros- Venimos de una petición de «señores políticos pónganse de acuerdo y tomen la iniciativa». Esto es lo que hacemos. Estamos reivindicando inversiones que no llegan mientras se anuncian 800 millones para Atocha. No es una carta a los Reyes. Excepto la línea de mercancías, hablamos de inversiones que no son ni la cuarta parte de Atocha. El by-pass norte son tres kilómetros de ese AVE a ninguna parte.

¿Es el dibujo final?
Josep Fèlix Ballesteros-
Sí. Es un ejercicio realista de mínimo común denominador sin renuncias fundamentales por parte de ninguna ciudad. En navegación este sería el norte. Todos sabemos que a veces hay que hacer derivas pero, más allá de que algo avance más que lo otro, todos debemos defender el mismo objetivo.

¿Por qué no hay un calendario de prioridades?
Josep Fèlix Ballesteros- Un calendario sería engañar. No es posible definirlo sin hablar con Madrid. Si hiciéramos un calendario sí que sería una carta a los Reyes, porque ninguno de nosotros no puede establecer fechas. 

Carles Pellicer- Me sorprende que haya sorprendido el acuerdo, porque se reclamaba y no ha sido fácil. Éste sienta las bases para el trabajo necesario. Es la esencia para avanzar.

«La estación intermodal es muy importante, no tan solo para Reus si no para toda la zona de la costa»

Josep Fèlix Ballesteros- En Girona van todos a una sin grietas ni fisuras. Modelo compartido, objetivos comunes y adelante. 
 

El mapa final dibuja cuatro nuevas estaciones en el territorio.
Carles Pellicer-
Es que estamos hablando de un núcleo de 500.000 habitantes con un PortAventura, una industria, el futuro desarrollo del entorno de PortAventura, un puerto y un aeropuerto. Es una capacidad enorme que hay que conectar entre ella, con Barcelona y el mundo.

Josep Fèlix Ballesteros- No estamos hablando de tener una Atocha o de un Sants en cada ciudad. Sino que cada uno tenga lo que necesita para que el nuevo trazado ferroviario no nos perjudique.

El alcalde de Reus, Carles Pellicer. Foto: Lluís Milián

Señor Pellicer, ¿qué punto es irrenunciable para Reus?
Carles Pellicer-
La estación es muy importante, no tan solo para Reus si no para toda la zona de la costa y para que los que lleguen al aeropuerto tengan una conectividad con Barcelona. Un aeropuerto no puede concebirse sin una estación, porque sino las generaciones futuras nos lo reprocharán. Cuando El Prat esté saturado, Girona y Reus serán fundamentales. Debemos dotarlo de intermodalidad.

Hay voces que sitúan esta estación en el cruce de Vila-seca, dado que es un punto en el que el Corredor del Mediterrani se cruza con la línea Tarragona-Reus, ¿cómo lo ve?
Carles Pellicer- La estación del sur del aeropuerto ya tiene los estudios y está adjudicada, lo que falta es un presupuesto para que se ejecute y dar un servicio a la ciudadanía. La ubicación en el sur del aeropuerto es esencial para garantizar la intermodalidad que requieren los aeródromos modernos. Debemos pensar en el concepto de dar servicio a la ciudadanía. Sería absurdo que, cuando llegue un avión, tuvieras que coger un autobús para ir a buscar el tren. 

Señor Ballesteros, ¿y Tarragona? ¿Qué es lo irrenunciable?
Josep Fèlix Ballesteros-
Para nosotros lo irrenunciable son tres puntos. No queremos perder las altas prestaciones, para ello necesitamos un tercer carril de forma provisional y el by-pass norte de forma definitiva. Dos, no rechazamos a una estación de Tarragona potente que hipoteque la posibilidad de sacar el tren de la fachada marítima. Y, finalmente, que las mercancías no acaben pasando por ninguna de las ciudades de forma definitiva y que pasen por el corredor interior.

Dar luz verde al tercer carril, ¿no es rechazar definitivamente a la fachada marítima?
Josep Fèlix Ballesteros-
No, porque el tercer carril necesariamente debe vincularse al by-pass norte, que nos permite tener las altas prestaciones. Y la fachada marítima la tenemos resuelta en el POUM, con un trazado interior perimetral. No voy a hacer los ejercicios de hace unos años, pero no quiero rechazar a que, en el momento que sea económico y técnicamente posible, se libere el frente litoral. 

Era un proyecto previsto para finales de 2015, estamos a 2018 y aún no han empezado las obras. ¿Este incumplimiento va en contra de la provisionalidad?
Josep Fèlix Ballesteros-
De momento este incumplimiento nos ha permitido tejer este acuerdo para que no haya decisiones irreversibles. ¿Tercer carril? Aceptamos pulpo como animal de compañía, pero que se avance con la alternativa y no seamos el único territorio en el que pasen las mercancías por el centro y los pasajeros por fuera. Sería un drama. 

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros. Foto: Lluís Milián  


Carles Pellicer- Las líneas interiores son necesarias para sacar de las ciudades los convoyes de mercancías. Nosotros también lo tenemos dibujado en el POUM.

El acuerdo es ambicioso en algunos aspectos, pero en lo que se refiere a las mercancías tan solo apuntan «iniciar los estudios» para la recuperación de la línea interior. El anunciado es más contenido.
Josep Fèlix Ballesteros-
Queremos una prueba de que el tercer carril que aceptamos no sea definitivo, y no lo será si se desencadena el redactado del estudio informativo y de impacto ambiental para la alternativa.

Carles Pellicer- No debemos olvidar que estamos en una zona muy industrializada y no hay una solución para las mercancías. Tampoco para los pasajeros, ni en lo que se refiere a las altas prestaciones ni en materia de cercanías, con estaciones como la de Bellissens. ¿Cuándo hace que no invierten? Tenemos un déficit muy importante.

Se ha atribuido muy a menudo a la falta de un proyecto común.
Josep Fèlix Ballesteros-
Efectivamente, y ahora que lo tenemos todos a una. A partir de ahí toca ir  con la Generalitat a Madrid.

¿Han solicitado ya una primera reunión?
Josep Fèlix Ballesteros-
No tenemos Govern por lo que debemos esperar a que haya un interlocutor para hablar de conseller a ministro y con los alcaldes.
Carles Pellicer- Nadie puede pasar la línea del acuerdo yo defenderé una estación para Tarragona y esta ciudad la estación de Bellissens.

No se ha hablado de la estación del AVE en La Secuita.
Josep Fèlix Ballesteros-
Porque es una realidad con la que debemos trabajar y convivir. Hemos solicitado en reiteradas ocasiones la conexión con lanzaderas ferroviaria y que la Generalitat active la autovía a través de Sant Salvador. 
Carles Pellicer- Es una vergüenza lo que pasa con el aparcamiento.

El aparcamiento de la estación del AVE.

Se inauguró hace más de once años, ¿por qué no se la han sentido suya ni desde Tarragona ni desde Reus?
Josep Fèlix Ballesteros-
¿Cómo que no? Junto al conseller Rull acordamos que en el sur de la estación, en unos terrenos de Incasòl, la conselleria iniciaría un estudio para poner un aparcamiento en superficie. Como el alcalde de La Secuita lo inició nos pareció fantástico.
Carles Pellicer- No sé si a día de hoy esta estación se haría. Fue impulsada en otro contexto, alejada de los núcleos importantes. El Estado debe ser consciente de que no puede tener un equipamiento tan precario. Hay gente que aparca en el exterior porque no puede permitirse el aparcamiento. Es indecente, pero nos hace ver que debemos acercar las estaciones, porque son básicas para prestar un servicio a la ciudadanía. 

¿Desmantelar la vía de la costa no supone una pérdida de oportunidades de cara al futuro tranvía?
Josep Fèlix Ballesteros-
Aquí teníamos dudas, pero hemos decidido ir a entender las razones de los alcaldes de Salou y Cambrils que desconfían de que, cuando el Ministerio corte la electricidad, quede una cicatriz abandonada.
Carles Pellicer- Viven en una situación compleja en la costa con el tren, tanto a nivel de desarrollo urbanístico como de seguridad, y esto debemos comprenderlo.

La Generalitat es quien debe impulsar el proyecto, si quisieran el cambio podría ser inmediato.
Josep Fèlix Ballesteros-
Si por el camino encontramos la fórmula para que sea simultáneo o inmediatamente después lo valoraríamos.

El tren en su paso por Salou.

Las plataformas en defensa del transporte público y los sindicatos ferroviarios han acudido al Síndic de Greuges y al Parlament Europeo.
Josep Fèlix Ballesteros-
Alguno de estos pronunciamientos puede ayudarnos a precipitar la solución definitiva. Entiendo a los alcaldes, a pesar de que tengo reticencias en desmontar la vía.
Carles Pellicer- Debemos tener en cuenta que estamos reivindicando un servicio más urbano y más amable, similar al tranvía ligero de la Diagonal.

¿Qué garantías tienen de que después se impulsará el tranvía?
Josep Fèlix Ballesteros-
El compromiso de la Generalitat que también suscribe este pacto.
Carles Pellicer- Debemos avanzar paso a paso. Primero cercanías y alta velocidad y después tranvía. Necesitamos que todo esto se ponga en marcha. El debate ya lo hemos tenido durante muchos años. Todo el mundo ha dibujado sus mapas y ahora los alcaldes somos los que hemos definido estas prioridades. El territorio ha hablado.

"Si empezamos a ponernos nerviosos nos equivocaremos"

En estos momentos se están debatiendo unos presupuestos en los que no aparece ninguno de estos proyectos.
Josep Fèlix Ballesteros-
No, pero se incluyen partidas generales muy bestias, de 600 millones, que son un cajón de sastre. No es imposible que en esta anualidad se pongan algunos de estos proyectos encima de la mesa, siempre y cuando haya voluntad política, que seamos capaces de presionar y que haya Govern.
Carles Pellicer- Con voluntad política puede hacerse. Si hay una partida de 800 millones para Atocha... No es razonable que no se nos escuche.

"Los alcaldes somos los que debemos tirar y a partir de aquí sumar todo lo posible"

Es un pacto de cinco alcaldes y la Generalitat, ¿cómo piensan convertirlo en un ‘lobby’ de territorio?
Carles Pellicer-
Los alcaldes somos los que debemos tirar y a partir de aquí sumar todo lo posible para que el Estado invierta.
Josep Fèlix Ballesteros-  Con voluntad se consiguen cosas, pero si empezamos a ponernos nerviosos nos equivocaremos. Será lento y habrá momentos en los que parecerá que no puede hacerse, pero la locomotora la llevamos los alcaldes.

Temas

Comentarios

Lea También