Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La normalidad predomina en el arranque del curso escolar de TGN

Las 33 escuelas de la ciudad (20 públicas y 13 concertadas) empezaron ayer el curso sin incidencias. Sólo la ausencia de algún profesor sustituto rompió el plácido retorno a las aulas
Whatsapp
Els alumnes de l'escola Mare de Déu de la Fontcalda de Prat de Comte, preparats per entrar a l'escola. Foto: ACN

Els alumnes de l'escola Mare de Déu de la Fontcalda de Prat de Comte, preparats per entrar a l'escola. Foto: ACN

Presentacions del primer dia de classe. Foto: ACN

Presentacions del primer dia de classe. Foto: ACN

Una mare acompanya el seu fill.

Una mare acompanya el seu fill.

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Foto: Lluís Milián

Decenas de coches mal aparcados, cientos de padres agolpados a la puerta principal de la escuela y miles de niños, mochila en la espalda, esperando ver a sus amigos de siempre. La fotografía de la normalidad se repetía una y otra vez a lo largo de las 33 escuelas de Tarragona ayer poco antes de las nueve. «Ha sido un día tranquilo y todo se ha desarrollado con normalidad», resumía el concejal de Educació, Francesc Roca.

Más de 13.600 alumnos de Infantil y Primaria volvían a clase. Unos, con alegría de ver a amigos y profesores; otros, con cara de sueño de un madrugón indeseado; y unos pocos con lágrimas surcando sus mejillas. Precisamente este último colectivo se focalizaba en los debutantes, los niños y niñas que empiezan P3 –1.364 matriculados–, que estrenaban de golpe amigos, profesora, patio y clase. Demasiados cambios en las primeras horas.

David formaba parte del colectivo de primerizos. Entró en la Escola Pax cogido de la mano de su hermana Marta, que tras darle un beso se dirigió a su clase de P5 con paso firme y segura. David siguió caminando, sin llorar y cogido de la mano de su madre. Entró en clase cambiando de mano: la de su madre por la de su profesora, Núria, que lo acompañó a dejar la mochila y la chaqueta. A la salida, tres horas después, una sonrisa se dibujaba en sus labios y un escueto «bien» contestaba a cómo habían ido las primeras horas. Hoy volverá otro rato para terminar la preadaptación antes de empezar el miércoles la jornada completa.

 

Pública y concertada

Josep Queraltó es el director de la Escola Torreforta y representante de los directores de primaria de la pública. Ayer explicaba que «ha sido una jornada de reencuentros y de normalidad. La entrada en vigor de la LOMCE, que ya se aplica con las adaptaciones del Departament d’Ensenyament, implicará algunos cambios, pero nada radical en el desarrollo del curso».

Queraltó sí admitía que el cambio de libros provocará en algunas familias que iban reaprovechando el material un gasto imprevisto. Y sólo lamentó que en dos escuelas todavía faltara el profesor sustituto reclamado. «Cursamos la petición el día 1 y confiamos en que no se demore demasiado», explicó.

Joan Llatse es el representante de los colegios concertados religiosos de Tarragona y director de la Escola Joan XXIII. Explicaba que «el curso ha empezado con normalidad. Poco a poco volvemos a incrementar el número de aulas y ya existen centros que están implantando la tercera línea», reconoció.

La recuperación económica, aunque lenta, ha devuelto a estos colegios un buen número de solicitudes. «El uso habitual de las tecnologías en clase y el impulso de las lenguas extranjeras al mismo nivel que las nacionales hacen que la oferta de las concertadas reciba cada curso más solicitudes», concluyó Llatse.

 

Alumnos con ceguera

Por otra parte, la ONCE informó que este curso en Tarragona habrá 60 niños con ceguera o deficiencia visual de los 1.190 de Catalunya. La inclusión de los niños con discapacidad visual en un ámbito educativo normalizado responde al hecho de crear un único sistema donde se integren todos, prevaleciendo siempre el derecho de cualquier alumno a recibir una atención educativa equitativa y de calidad y respetando las necesidades específicas de cada uno de ellos.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También