Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

La pancarta de apoyo a los políticos presos podría retirarse antes del 1 de octubre

Ciutadans, PP y PSC preparan mociones por separado de cara al pleno ordinario del 27 o el 30 de septiembre

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de este miércoles de la pancarta que, desde el pasado 25 de julio, está colgada en el edificio municipal de la Plaça de la Font. FOTO: Pere Ferré

Imagen de este miércoles de la pancarta que, desde el pasado 25 de julio, está colgada en el edificio municipal de la Plaça de la Font. FOTO: Pere Ferré

La pancarta de apoyo a los políticos presos que luce en el edificio municipal de la Plaça de la Font desde el pasado 25 de julio podría tener los días contados. PSC, Cs y PP trabajan en la redacción de sendas mociones para forzar la retirada del cartel que pide la libertad de los encausados por el Procés, después de que en el pleno del pasado 19 de julio se aprobara colgarla gracias a la ausencia del edil socialista Berni Álvarez, una circunstancia que provocó un empate a 13 votos que se decantó por el voto de calidad del alcalde Pau Ricomà (ERC). Según las fuentes consultadas, será en el pleno ordinario del 27 o el 30 de septiembre cuando el tema se debatirá en el pleno municipal.

A lo largo de las últimas semanas las formaciones constitucionalistas han negociado la posibilidad de forzar la convocatoria de un pleno extraordinario para presentar un texto unitario que, en caso de tirar hacia adelante, instara al ejecutivo municipal a descolgar la pancarta. Sin embargo, para solicitar una sesión municipal es necesaria la firma de una cuarta parte de los 27 ediles, «y el PSC no quiso hacerlo en agosto, ante la posible ausencia de ediles por vacaciones», lamenta Rubén Viñuales (Cs).

Los siete representantes del principal partido del pleno eran claves para llegar al quorum mínimo que exige el Reglament Orgànic Municipal (ROM), que establece que es necesaria «una cuarta parte del pleno» o, lo que es lo mismo, siete ediles según se indica en el reglamento. A partir del registro de la petición, el ROM especifica que el alcalde «deberá convocar el pleno en un plazo máximo de cuatro días», en una fecha que sea «en un máximo de 15 días desde la solicitud». «Es un plazo de tiempo que hace inviable pedir un pleno extraordinario», indica el representante de la formación naranja. 

PSC, Cs y PP no han logrado llegar a un acuerdo para forzar una votación antes

Sandra Ramos, portavoz del PSC, recalca que su partido «no considera necesario convocar un pleno de urgencia para retirar una pancarta». «Creemos que es un tema que puede debatirse perfectamente en una sesión ordinaria», afirma.  

Asimismo, las discrepancias entre las tres formaciones ha provocado que, finalmente, no haya acuerdo y que, con toda probabilidad, no se presente una moción única. «Lamentamos la indolencia de un PSC que opta por dejar pasar el verano ante una acción que desprecia a la mayoría social tarraconense y da la peor imagen de nuestra ciudad en plena temporada alta turística», afirma el portavoz del PP, José Luis Martín, quien en el polémico pleno pidió la dimisión de Berni Álvarez por su ausencia en el pleno debido a su compromiso con la Federación Española de Baloncesto (FEB) para estar en el Campeonato de Europa sub 20. Por su parte, el PSC también prepara su propuesta, mientras que Ciutadans –si no hay acuerdo– también podría presentar una tercera. 

¿Retirada antes del 1-O?
Con todo ello, ya es seguro que Tarragona tendrá colgada la pancarta durante la Diada del Onze de setembre y los días de celebración de la Festa Major de Santa Tecla, tal y como ya pasó por Sant Magí. Sin embargo, se da la circunstancia de que el desacuerdo entre PSC, Cs y PP provocará que la moción se debata en plena conmemoración del segundo aniversario del referéndum del 1 de octubre de 2017, es decir, en un ambiente de alta tensión. 

De hecho, la prioridad de las tres formaciones es que, en caso de que En Comú Podem vuelva a abstenerse y pueda aprobarse la moción, que se retire el mismo día del pleno. De esta forma, el cartel ya no sería visible el 1-O ni en las semanas posteriores, cuando está previsto que se haga público la sentencia por parte del Tribunal Supremo y se inicie un otoño que se prevé caliente, con movilizaciones en la calle. 

Temas

Comentarios

Lea También