Más de Tarragona

La pandemia reduce un 18% los delitos en Tarragona durante el 2020

La bajada es general en las grandes ciudades del territorio a excepción de Tortosa, donde las infracciones suben un 4%

ACN

Whatsapp
Imagen de un operativo contra el cultivo de marihuana en Mont-roig del Camp. ACN

Imagen de un operativo contra el cultivo de marihuana en Mont-roig del Camp. ACN

Los estados de alarma, los confinamientos y las restricciones impuestas por la pandemia de la covid-19 hicieron caer un 17,9% las infracciones en la demarcación de Tarragona el 2020. Según el balance de criminalidad del Ministerio del Interior, el Camp y el Ebre sumaron 32.488 infracciones penales respecto a las 39.557 de 2019.

El año pasado hubo un 40% menos de agresiones sexuales con penetración, cerca de un 30% menos de hurtos y en el entorno de un 20% menos de robos. Hubo tres homicidios y asesinatos consumados -la mitad que el 2019-, pero el tráfico de drogas se mantuvo y solo cayó un 1,6%. La bajada fue general en todas las grandes ciudades del territorio con la excepción de Tortosa, donde la actividad delictiva subió un 4%.

Según la estadística hecha pública este martes, los hurtos se mantuvieron como la tipología delictiva más habitual en la demarcación de Tarragona con 6.718 casos, un 28,4% menos. Los diferentes cuerpos policiales también contabilizaron 3.398 robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones (-23,1%). De estos, 2.638 robos corresponden únicamente a domicilios (-19,6%). También se registraron 794 robos con violencia e intimidación (-24,2%).

En el ámbito de los delitos contra la libertad y la indemnidad sexual se pasó de 321 a 262 casos (-18,4%). En esta tipología delictiva destaca que hubo 36 agresiones sexuales con penetración respecto a las 60 del año anterior, lo cual supone un descenso del 40%. No hubo ningún secuestro -en 2019 fueron tres-, pero sí dieciocho tentativas de homicidio y asesinato (-18,2%) y tres crímenes consumados (-50%).

Los delitos graves y menos graves de lesiones representaron 220 casos (-38,4%). Además, hubo 423 sustracciones de vehículos (-9,2%) y 358 casos contabilizados de tráfico de drogas (-1,6%). El resto de infracciones penales, que sumaron cerca de 20.300 infracciones más, cayeron un 12,4%.

Bajada del 22,8% en Tarragona

Tarragona fue la ciudad de la demarcación de más de 30.000 habitantes que más redujo la actividad delictiva el 2020. En concreto, pasó de 8.912 a 6.877, un 22,8% menos. Destaca que no hubo ningún homicidio ni asesinato, pero sí cuatro tentativas –una menos. Los delitos contra la libertad y la indemnidad sexual se mantuvieron con 58 casos, pero hubo doce agresiones sexuales con penetración –cuatro más que en 2019.

Los robos con violencia e intimidación supusieron 261 casos (-16,6%) y los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones, 488 (-25,4%), de los cuales 346 fueron en domicilios (-21,2%). Los 1.619 hurtos registrados supusieron un descenso del 33,3% y los 78 vehículos sustraídos fueron un 40,5% menos. Por el contrario, hubo ocho casos más de tráfico de drogas –de 45 a 53, un 17,8% más.

Casi un 18% menos de delitos en Reus

La ciudad de Reus sumó el año pasado 4.313 infracciones, un 17,9% menos. Destaca que no hubo ningún homicidio o asesinato consumado –el 2019 hubo uno-, pero que hubo dos tentativas –una más que el año anterior. Los delitos graves y menos graves de lesiones fueron 158, un 25,1% menos. Delitos contra la libertad e indemnidad sexual se contabilizaron 46 (-8%), de los cuales ocho fueron agresiones sexuales con penetración (-20%).

Los robos con violencia e intimidación cayeron un 22,3% (195 casos) y los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones se redujeron un 31,2%, y de estos 182 fueron únicamente en domicilios (-33,8%). La capital del Baix Camp sufrió 790 hurtos, un 26,6% menos, pero 74 sustracciones de vehículos, un 8,8% más. El tráfico de drogas pasó de 49 a 39 casos (-20,4%).

Tortosa, la única ciudad donde suben

La capital de las Terres de l'Ebre fue la única gran ciudad de la demarcación -y la única de toda Catalunya junto con Esplugues de Llobregat- donde los hechos delictivos crecieron en el año de la covid-19. En concreto, pasaron de 1.062 a 1.103, un 3,9% más. A pesar de que solo se reportó un crimen enfrente de los dos del 2019, hubo 69 delitos graves y menos graves de lesiones (+32,7%). Los delitos contra la libertad y la indemnidad sexual pasaron de dieciséis a diez a Tortosa, y las agresiones sexuales se redujeron de cinco a dos (-60%).

Los cuerpos policiales reportaron diecisiete robos con violencia e intimidación (+21,4%) en la capital del Baix Ebre y 60 robos con fuerza en domicilios y establecimientos (-3,2%), 50 de los cuales corresponden únicamente a domicilios (+6,4%). Los hurtos cayeron un 26,5%, hasta los 155 casos, y el tráfico de drogas se redujo de un 13,3%, de quince a trece hechos conocidos. Solo consta un vehículo sustraído respecto a los once del 2019 (-90,9%).

Bajada del 5,5% en el Vendrell

La capital del Baix Penedès sumó 2.012 infracciones penales, un 5,5% menos. En concreto, el 2020 hubo tres tentativas de homicidio y asesinato -dos más que el 2019-, pero un 14,5% menos de delitos graves y menos graves de lesiones (71 casos). Los delitos sexuales pasaron de 22 a 15 (-31,8%) y las agresiones sexuales de cinco a dos (-60%).

Los robos con violencia e intimidación repuntaron un 37,7% y pasaron de 61 a 84 casos el año pasado. Los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones representaron 164 casos (-36,9%) y los hurtos se redujeron un 18,2% hasta los 329 hechos conocidos. En el Vendrell sustrajeron 22 vehículos (+83,3%) y se reportaron diecinueve casos de tráfico de drogas (+72,7%).

Un 11,6% menos de infracciones en Cambrils

En Cambrils (Baix Camp) las infracciones penales pasaron de 1.423 a 1.258, lo cual supone una reducción del 11,6%. Los hurtos fueron la tipología más numerosa, con 216 casos (-37,2%), seguidos de los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones, con 135 casos (-10%), de los cuales 93 corresponden únicamente a domicilios (-23,8%). Hubo 21 robos con violencia e intimidación, un 46,2% menos.

Los delitos contra la libertad y la indemnidad sexual pasaron de trece a dieciocho, un 38,5% más, entre los cuales cinco agresiones sexuales con penetración –dos más que el 2019. Los delitos graves y menos graves de lesiones se mantuvieron, con 31 casos –dos menos- y hubo una tentativa de homicidio –ninguna en el 2019. Los robos de vehículos pasaron de ocho a once, y los casos de tráfico de drogas, de cinco a diez.

Temas

Comentarios

Lea También