Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La posible peatonalización de un espacio privilegiado de la Rambla Nova

El ayuntamiento tiene sobre la mesa, desde 2008, un estudio para convertir la coca inicial de la Rambla Nova en un entorno peatonal

Dánel Arzamendi

Whatsapp
Proyecto de peatonalización de la Rambla, propuesto el año 2008. Foto: Estudi d’Arquitectura

Proyecto de peatonalización de la Rambla, propuesto el año 2008. Foto: Estudi d’Arquitectura

Hace más de una década, la Cambra de Comerç, Indústria i Navegació de Tarragona planteó la conveniencia de redefinir el tramo de la Rambla Nova que toca al Balcó del Mediterrani, de acuerdo con las demandas de los comerciantes de la zona. El arquitecto Xavier Climent planteó entonces un posible diseño para esta coca. «El objetivo principal del proyecto es la dinamización del sector de la restauración, prestando atención a los usuarios de la zona y muy especialmente a los habitantes de los inmuebles de la Rambla Nova y sus calles adyacentes».

El presidente de la Via T, Salvador Minguella, se ha manifiestado repetidamente a favor de esta reforma, vinculándola a la necesidad de frenar el proceso de decadencia comercial que se aproxima desde las calles Apodaca y Unió, un fenómeno que aún no ha llegado a la Rambla pero que podría hacerlo si no se reacciona a tiempo. «Estamos preocupados con la multiplicación de locales vacíos, y determinadas actuaciones urbanísticas, como ampliar aceras o mejorar la iluminación, ayudan al pequeño comercio».

Sin decisión tomada

Sin embargo, el portavoz del nuevo gobierno local, Xavier Puig, reconoce que el ejecutivo municipal aún no han tomado una decisión al respecto. «En este tema todavía no tenemos una opinión cerrada. Como gobierno estamos analizando los pros y los contras».

Quien sí manifiesta un postura diáfana es la portavoz del PSC en el Ayuntamiento, Sandra Ramos. «Siempre hemos sido partidarios de peatonalizar ese tramo de la Rambla, porque es la tendencia natural, reduciendo el tráfico rodado en los núcleos urbanos. De hecho, el proyecto Illa Corsini va en ese sentido. Es una opción complicada, porque seguro que habrá vecinos que no estén a favor, pero la forma de ayudar al comercio de proximidad es que sea mucho más amable pasear por la ciudad. Además de otras campañas específicas, la peatonalización progresiva de las zonas comerciales es el camino».

En el mismo sentido se manifiesta el líder local de Ciutadans, Rubén Viñuales, preguntado sobre esta cuestión. «El peatón debe ganar protagonismo en las urbes del siglo XXI. No tiene sentido el acceso rodado en la última coca de la Rambla. Sería un espacio ideal para peatonalizar. Y no podemos obviar que la Rambla sigue asfaltada como si fuera una carretera nacional. Debe volver a recuperar la dignidad perdida».

También se muestra abierto a esta posibilidad el portavoz de Junts per Tarragona, Dídac Nadal. «Nuestro grupo municipal siempre ha pensado que la peatonalización eficaz y sostenible es una gran medida para recuperar las zonas de la ciudad para los peatones, tanto del centro como de los barrios, para hacerlas más amables y cómodas. Nos parecen proyectos muy interesantes y positivos para la ciudad. Es una manera de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas».

Temas

Comentarios

Lea También