Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La prioridad: el Museu Arqueològic en Tabacalera

La Reial Societat Arqueològica Tarraconense considera que los partidos políticos deberían desencallar la construcción de este equipamiento de cara a la próxima legislatura

Núria Riu

Whatsapp
Próximamente se dará a conocer el proyecto ganador para tirar adelante el plan director de Tabacalera.  FOTO: dt

Próximamente se dará a conocer el proyecto ganador para tirar adelante el plan director de Tabacalera. FOTO: dt

Cuando falta poco más de medio año para las elecciones municipales, la Reial Societat Arqueològica Tarraconense (RSAT) ya ha establecido sus prioridades de cara a la próxima legislatura. Coincidiendo con su 175 aniversario, esta entidad quiere que el patrimonio de la ciudad centre el debate de cara a los comicios. Por este motivo, este miércoles se organizó un acto con los representantes de los partidos políticos de cara a conocer algunas de las actuaciones que consideran que deben abordarse. 

La propuesta se presentó bajo el título Tarragona: vers el segle XXII. «Un nombre que ya da a entender que estamos pensando en el nuevo siglo, porque consideramos que en los próximos cuatro años deben definirse algunas actuaciones de cara al futuro». Así lo afirmaba el portavoz de este organismo, Xavier Allué, que fue el encargado de conducir el acto.
El documento incluye intervenciones de cara a la preservación y mejora de los quince monumentos Patrimonio de la Humanidad. No obstante, la Arqueològica ha definido cuatro actuaciones prioritarias que ya avanzaron que serán sus peticiones de cara a los próximos cuatro años.

Destaca la recuperación del complejo Tabacalera como sede del futuro Museu Arqueològic. La entidad considera que «es la ubicación más idónea» y que resultaría «relativamente fácil» la transformación de los edificios catalogados como museo y futuro centro cultural. El colectivo no está de acuerdo en que la antigua fábrica de tabacos se convierta en un espacio que dé cabida a diferentes equipamientos culturales. «Debe utilizarse toda la edificación como museo ya que se necesita amplitud para mostrar desde la Nina d’Ivori a los tapices de la Catedral», argumentaba Allué.

La Tabacalera es uno de los recintos sobre el que se habló largo y tendido durante el debate. De hecho, próximamente el jurado debe reunirse para escoger el plan director ganador del concurso de ideas que se impulsó para definir el futuro de este equipamiento. A partir de ahí, el concejal de Territori, Josep Maria Milà, considera que «será el momento de que todos juntos como ciudad solicitemos al Ministerio que ejecute la inversión». El responsable de urbanismo, que acudió en representación del PSC, defendió que la definición de este plan director ha sido clave para «evitar las presiones sociales» para ocupar el espacio. «No queremos que sea un recinto como ha acabado siendo la antigua Facultat de Lletres, en la que incluso hay un instituto», argumentó.

Piden todos museos abiertos y señalética homogénea en los monumentos

Señalética homogénea
La recuperación de este emblemático espacio representa el proyecto más ambicioso. No obstante, la Reial Societat Arqueològica Tarraconensis incluía otras tres líneas de trabajo para el corto plazo. Una hace referencia a la necesidad de incorporar una rotulación explicativa de todos los documentos. La otra, aboga por mantener todos los museos abiertos, y esto implica que la administración se dote del personal necesario para evitar la situación que se vive actualmente en algunos de estos recintos. Y, finalmente, la creación de un consorcio o de un grupo de trabajo en el que estén representadas todas las administraciones responsables para que las intervenciones se produzcan de forma estable y continuada, independientemente de los periodos electorales. Un tema sobre el que habló la portavoz de ICV-EUiA, Arga Sentís, quien lamentó que esta coordinación «no la tenemos».
La edil ecosocialista centró su intervención en el debate sobre el modelo de gestión y, en este sentido, argumentaba que «podemos ser muy ambiciosos proyectando y estableciendo prioridades, pero la realidad es que tenemos los museos cerrados. ¿Quién lo paga? ¿Qué implica presupuestariamente». Sentís pedía rigor en un ámbito que ha generado polémica en los últimos meses.

Un debate con deberes
Por su parte, el portavoz del PDeCAT, Dídac Nadal, fue rotundo cuando aseguró que «si hacemos un análisis de los antecedentes, de la Generalitat no nos podemos fiar». Un apunte que hacía antes de defender la necesidad de que el patrimonio debe «autofinanciarse». «Cómo puede ser que alquilar el Amfiteatre cueste 500 euros», lamentaba. Sobre la gestión también habló el líder de ERC, Pau Ricomà, quien reconocía que «el único monumento bien gestionado es la Catedral». Para el líder republicano «Tarragona tiene un problema de cara a explicar bien su pasado. Nadie tiene la consciencia de lo que hemos sido y de su peso en la historia». 
Milà, Sentís, Nadal y Ricomà eran los únicos representantes de los partidos que acudieron a la cita. Los dos primeros no estarán en el salón de plenos después de los comicios del mes de mayo. Sin embargo, después de la conferencia podrán transmitir algunas de las peticiones que les hacía llegar este colectivo de expertos en materia de patrimonio. Y, de entre las solicitudes, la que lanzó una de las asistentes después de hacerse un repaso de los inmuebles fantasma repartidos por la geografía de la ciudad: «Incluyan en sus programas tan solo uno de estos equipamientos y soluciónenlo».

Temas

Comentarios

Lea También