La prisión de Tarragona registra 41 positivos

El brote de El Catllar está en los módulos 6 y 7. En el primero 37 casos y en el segundo hay dos. Mas d'Enric ha convertido la enfermería en el hospital de campaña y los presos no podrán salir de los módulos hasta nueva orden

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

La Secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima del Departament de JustÍcia informaba el jueves a última hora que la prisión de Mas de Enric (El Catllar) registraba un brote de covid-19 en el módulo 6 con 22 positivos.  El módulo cuenta con 95 reclusos y todavía hay 40 personas pendientes de resultados.

Tras el cribaje de los internos pendientes, la cifra de enfermos ha ascendido a 39, lo que ha activado todas las alarmas del centro penitenciario de Tarragona, ubicado en El Catllar.

Todos los positivos han sido trasladados a la enfermería del centro penitenciario, mientras que los negativos se quedarán en celdas sometidas "a una rigurosa desinfección".

Según ha podido saber el Diari, se ha acordado de que el aislamiento del módulo 6 se amplie al resto de módulos, para evitar la propagación de la pandemia dentro de la cárcel. Los positivos de los módulos 6 y 7 son presos condenados por delito contra el patrimonio, estafas y alguno por delitos de tráfico de drogas.

FOTO: DT

El confinamiento de todos los módulos de Mas d'Enric implica medidas tan drásticas como cancelar todas las comunicaciones , y se anulan todas las actividades que se llevan a cabo fuera de los módulos ( las clases que se hacían en el área educacional y la actividad física en el polideportivo)

Solo podrán salir de los módulos los internos que trabajan en los servicios esenciales del centro penitenciario, es decir, en la cocina, panadería, lavandería y suministros. Así lo ha informado la dirección de Mas d'Enric a los funcionarios del centro penitenciario.

El departamento de enfermería se destina a partir de este viernes única y exclusivamente para internos contagiados, por lo que los internos que se encontraban en este departamento de la cárcel han sido trasladados al módulo de jóvenes.

Ante esta situación, el centro estudia ampliar las videollamadas desde el comedor y salas comunes de los módulos para intentar establecer la comunicación entre la población reclusa y sus familiares.

Temas

Comentarios

Lea También