Más de Tarragona

La quinta ola eleva la inmunidad al 74% de los tarraconenses

La provincia superó ayer el 70% de pautas completas. Esa cifra daría la cobertura de rebaño si no fuera por la variante Delta. Un 3,5% del censo se ha contagiado en el último medio año, lo que sube el nivel de protección

Raúl Cosano

Whatsapp
Vacunación durante esta semana a un joven en el Campus Catalunya de la URV.  FOTO: URV

Vacunación durante esta semana a un joven en el Campus Catalunya de la URV. FOTO: URV

Tarragona superó ayer, cuando están a punto de cumplirse nueve meses de vacunación, la cifra de 70% de ciudadanos con pauta completa y, por tanto, una protección total frente a la Covid-19. Hace unos meses el dato tendría una relevancia efectiva, porque habría supuesto alcanzar la inmunidad de rebaño, un paso previo decisivo para volver a la normalidad previa a la pandemia. Ahora, la implantación de la variante Delta, mucho más contagiosa y ya mayoritaria, ha elevado la exigencia a un 85 o un 90%, unos umbrales mucho más difíciles de conseguir, y más en un momento en el que la vacunación está estancada en Tarragona.

Los datos oficiales del Departament de Salut indican que la provincia, en su conjunto, alcanzó ayer el 70,2% de pautas completas, una estadística exitosa pero, aun así, insuficiente para frenar la pandemia de una forma definitiva.

Inmunes por infección

Por regiones, el Camp de Tarragona está en el 69,7% y las Terres de l’Ebre, una zona con menos población, en el 71,9%. Sin embargo, la protección real es algo más elevada, porque hay que contar con la inmunidad que genera la propia enfermedad cuando alguien se contagia. Y los positivos en los últimos meses han sido abundantes, sobre todo por la quinta ola, desatada entre julio y agosto.

Los más de 29.000 casos oficiales hacen que haya alrededor de un 3,5% de la población tarraconense que ha generado anticuerpos y defensa contra el SARS-CoV-2 a través de la infección. El resultado es una inmunidad global que ronda aproximadamente el 74%, a grandes trazos. El balance es similar en Catalunya, donde un 75% de los habitantes han adquirido la inmunización: un 71% por haberse vacunado por completo y un 4,3% por haber padecido la infección en el último medio año. La secretaria de Salut Pública, Carmen Cabezas, animaba hace unos días a vacunarse a las 255.000 personas que han sido positivas en la quinta ola en Catalunya, ya que han pasado los dos meses que tenían que esperar para hacerlo.

Hay que tener en cuenta que la vacunación, crucial para evitar efectos graves como hospitalizaciones y defunciones, sí reduce la transmisión pero no por completo, de la misma manera en que no evita los contagios de una forma absoluta. El último informe técnico de la Xarxa de Vigilància Epidemiològica de Catalunya ha detectado 3.369 contagios en personas completamente vacunadas en el Camp de Tarragona y 649 en las Terres de l’Ebre. Es el 0,82% y el 0,53% de los inmunizados. La incidencia del virus en los grupos de vacunados es tres veces menor que en la sociedad en general.

El problema actual es que el ritmo de vacunación se ha frenado y es necesario aumentar coberturas en varias franjas. Mientras Salut traza nuevas estrategias, basadas en ir de una vacunación masiva a otra más selectiva a por aquellos perfiles que están aún sin dosis, la pandemia sigue mejorando.

Los datos epidemiológicos evolucionan positivamente en el Camp y el Ebre, cuando se va a cumplir una semana de la vuelta al cole y varias desde que empezó septiembre. El aumento de las interacciones puede provocar aumentos, pero sin que la situación se desboque. Clara Prats, investigadora del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos de la UPC (BIOCOM-SC), opina en esa línea: «La situación es mucho mejor que hace un año y mucho mejor que en junio. Si hay un crecimiento y no hay demasiadas sorpresas, es probable que haya una menor afectación en todos los parámetros».

Temas

Comentarios

Lea También