Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

La selectividad pone a prueba a 2.881 estudiantes tarraconenses

Los exámenes arrancarán con lengua y literatura castellana y lengua y literatura catalana. Nervios y repasos de última hora son los protagonistas de las horas previas

Mònica Just

Whatsapp
Marta, Andrea y Alba, este lunes, en la Biblioteca Central Xavier Amorós de Reus, realizando el último repaso antes de que arranquen, hoy, los exámenes de selectividad. Foto: Alfredo González

Marta, Andrea y Alba, este lunes, en la Biblioteca Central Xavier Amorós de Reus, realizando el último repaso antes de que arranquen, hoy, los exámenes de selectividad. Foto: Alfredo González

Ha llegado la hora. Tras meses de estudios, nervios e intensos días de repaso, 2.881 estudiantes tarraconenses realizarán desde este martes hasta el jueves las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). Unos exámenes que sirven para trazar su camino a seguir. Su futuro. Según los primeros datos del Departament d’Ensenyament, 2.534 de los alumnos tarraconenses proceden de bachillerato; 144 de ciclos formativos de grado superior, y 203 de acceso libre. En Catalunya, la selectividad convoca a más de 32.000 estudiantes.

Andrea Candalija es alumna del Col·legi Sant Josep de Reus. Lleva sus apuntes arriba y abajo. Repasa los últimos detalles, apenas unas horas antes de los primeros exámenes, en la Biblioteca Central Xavier Amorós. Confiesa que se siente relativamente tranquila. Pero está convencida de que a medida de que el momento del examen se acerque, la inquietud irá en aumento. Esta joven quiere estudiar Educación Infantil. Y por ello deberá superar un día más de exámenes que el resto de compañeros, las PAP (Pruebas de Aptitud Personal). Prepara los últimos flecos y repasa, sobre todo, los conceptos más importantes de inglés, la materia que más le cuesta.

De los alumnos de la provincia que se examinarán a partir de hoy, 2.534 proceden de bachillerato

Como Andrea, Marta Murada quiere acceder a Magisterio. Coincide con su compañera en que lo que más dificultad le genera es el inglés. Aun así, cree que, en general, lo tiene bastante bien preparado. Pero los nervios de las horas previas, del día antes de las temidas pruebas, son prácticamente inevitable inevitables.

Junto a ellas está Alba Blanco. Confiesa que está muy nerviosa, «casi histérica». Quiere ser periodista. Y la materia que más miedo le da es la filosofía. Para estudiar, se apoya mucho en los resúmenes. Es su mejor herramienta. Reescribir y explicar una vez y otra los distintos contenidos. Y comprobar que los tiene bien adquiridos.

Francesc Guasch, alumno del Institut Joan Guinjoan de Riudoms, es otro de los miles de estudiantes catalanes que se examinará. Su objetivo es conseguir acceder al grado de Comunicación Audiovisual en la Universitat Rovira i Virgili (URV). Le preocupan algunas materias como lengua catalana y castellana. Y se siente más seguro con matemáticas o historia del arte. Reconoce que está nervioso. Hojea libros, lee apuntes y pasa así el último día, a 24 horas del primer examen.

Alumnes estudiant
Francesc Guasch, alumno del Institut Joan Guionjoan de Riudoms, realizando el último repaso el día antes de arrancar las pruebas. Foto: Alfredo González

Dos fases

Las PAU se dividen en dos fases: la general, que es obligatoria y consta de un total de cinco exámenes, y la específica, que es voluntaria para todos los perfiles de estudiantes y sirve para subir nota. En la fase general, los alumnos se examinan de cuatro materias comunes (lengua catalana y literatura, lengua castellana y literatura, lengua extranjera, historia o historia de la filosofía) y una materia a escoger vinculada a las comunes de opción: matemáticas, latín, historia del arte/ historia y fundamentos de las artes, y matemáticas aplicadas a las ciencias sociales. Los estudiantes que obtengan una nota media de cinco entre bachillerato (que supone el 60%) y la selectividad (un 40%) habrán superado las PAU.

En la fase específica, la que permite subir la nota final hasta los 14 puntos, pueden examinarse de tres materias de modalidad entre 21 asignaturas. Con la nota ponderada de las dos mejores calificaciones se calcula la de admisión a la carrera universitaria elegida.

Un cambio importante en la organización es que los estudiantes con necesidades educativas especiales estarán concentrados en tribunales específicos –en Tarragona, Barcelona, Bellaterra, Girona y Lleida– con un horario adaptado a ellos, de forma que dispondrán de dos horas para realizar cada prueba. Afecta tanto el alumnado disléctico como al diagnosticado con otros trastornos de aprendizaje como TDH o TDAH. En Catalunya, son 797 alumnos. 

Temas

Comentarios

Lea También