Más de Tarragona

La situación en el CAP Jaume I de TGN sigue sin mejorar

El colectivo Sanitàries en Lluita anunció que el personal sanitario se está planteando realizar una huelga del 8 al 12 de febrero

ÒSCAR LASCORZ

Whatsapp
Más de una cincuentena de vecinos exigieron mejoras para la atención en el CAP Jaume I FOTO: ALBA MARINÉ

Más de una cincuentena de vecinos exigieron mejoras para la atención en el CAP Jaume I FOTO: ALBA MARINÉ

La lucha por un servicio sanitario público de calidad en los CAP de Tarragona sigue. Más de una cincuentena de vecinos se concentraron ayer por la tarde en la plaça dels Infants para exigir, una vez más, medidas inmediatas que ayuden a mejorar la atención en los ambulatorios de la ciudad. Una reivindicación que se celebra cada último martes del mes y que se seguirá haciendo hasta que la atención primaria en el CAP Jaume I no experimente una mejora.

Desde la plataforma que convoca mensualmente esta concentración, el Grup de Treball en Defensa de la Sanitat Pública, explicaron que centran sus esfuerzos en el CAP Jaume I porque es el más «castigado» del centro de la ciudad. En este están adscritos cerca de 30.000 ciudadanos, una cifra que cobra especial relevancia cuando se trata de la población más envejecida de Tarragona, ya que son los que padecen más patologías.

«Hemos conseguido que ya no se formen tantas colas a las puertas del ambulatorio y que los usuarios puedan sentarse mientras esperan dentro del mismo CAP», celebra tímidamente Montse Sans, miembro de la plataforma convocante. Estos brotes verdes que van surgiendo «poco a poco» no son suficientes, aseguran, para revertir una situación «aun muy deficitaria», ya que la atención presencial y el contacto con los usuarios vía telefónica está lejos de ser la adecuada. «Siguen existiendo múltiples obstáculos para que el médico de cabecera pueda realizar una visita», explica Montse, quien achaca esta demora en la asistencialidad al hecho que las líneas telefónicas de Jaume I se adscribieron a la de La Canonja que ejerce de centralilla. Por todo ello, tanto la plataforma, como los usuarios, exigen una telefonía de proximidad con los profesionales sanitarios del CAP y una mayor presencialidad.

«Los vecinos están un poco agobiados porque creen que si aquello que padecen no es grave, no serán atendidos», asegura Lorena Holm, representante de la Associació Moviment Veïnal Pere Martell, quien reconoce que otra de las preocupaciones de los vecinos es el cumplimiento de los protocolos anticovid en las distancias entre usuarios durante las esperas para ser atendidos.

Sanitarios al borde de la huelga

Los usuarios del CAP Jaume I son conscientes que esta situación no solo les afecta a ellos y por eso muestran todo su apoyo al personal sanitario. La concentración de ayer también tuvo representación del colectivo, concretamente de Sanitàries en Lluita, quienes mostraron su hartazgo con la toma de decisiones por parte de la clase política. «Es vergonzoso que prácticamente un año después del estallido de la pandemia se sigan cometiendo tantos errores. Como somos sanitarios y nos debemos a la población, los políticos juegan con eso», critica Robert Rosset, miembro de Sanitàries en Lluita, quien asegura que la presión entre el personal sanitario es muy alta.

Ante esta situación, se ha puesto sobre la mesa la opción de que los sanitarios vayan a huelga entre el 8 y el 12 de febrero. Además, Sanitàries en Lluita puso en marcha por las redes el hashtag #EstemFartes para visualizar las reivindicaciones de los profesionales.

Temas

Comentarios

Lea También