Más de Tarragona

La suciedad encabeza las incidencias en la vía pública en Tarragona

Este año se han registrado más de 13.000 avisos por parte de los ciudadanos; un 24% más que el año pasado, pero también han subido hasta el 93% los que obtienen una solución

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Los contenedores son la queja estrella, especialmente en zonas donde los comercios lanzan sus residuos a la basura doméstica. FOTO: PERE FERRÉFUNETE: AYUNTAMIENTO DE TARRAGONA

Los contenedores son la queja estrella, especialmente en zonas donde los comercios lanzan sus residuos a la basura doméstica. FOTO: PERE FERRÉFUNETE: AYUNTAMIENTO DE TARRAGONA

«Contenedor saturado como cada semana», «Basura fuera de los contenedores», «Excrementos de perros», «Suciedad», «Acera en mal estado que provoca la caída de una señora mayor»... Estas son algunas de las incidencias en la vía pública de las que avisan al Ayuntamiento los tarraconenses. La cifra (13.261 hasta el día de ayer) representa un 24% más que las que hubo el año pasado.

Las incidencias han crecido ininterrumpidamente, año tras año, desde 2016 cuando se recibían 5.624. Y es que, además de reflejar problemas con los servicios, los datos también hablan de una mejoría de la comunicación con la puesta en marcha de la aplicación EPP! en el año 2015. De hecho, actualmente el 83% de los avisos llegan por medio de esta aplicación móvil, seguidos de los que se hacen a través del Teléfono Verde (10,58%) y de correo electrónico (3,68%). Además, aunque no es la vía habitual, también hay incidencias de las que se tiene noticia por Twitter, Facebook o Instagram. No obstante, los responsables municipales recuerdan que para que conste una incidencia hay que acudir a las vías habilitadas, porque lo que se publica en redes no siempre se detecta.

Más recursos para atender

Jordi Fortuny, concejal de Serveis Generals, Govern Obert y Neteja, considera que otra de las claves de esta subida está en el hecho de que hay más efectividad porque hay más recursos humanos para atenderlas. En el caso de la limpieza «hemos pasado de una a siete personas controlando las incidencias», apunta.

Según los datos municipales las incidencias que se resuelven satisfactoriamente han pasado 70,60% el año pasado a un 93,26% este año. Además, el tiempo de resolución de las quejas también ha ido bajando a lo largo de los años y ha pasado de los 42,69 días de media en el año 2016 a los 11,15 días de este año.

Una vez más, la limpieza en general y la saturación de contenedores en particular, han sido la queja estrella de quienes se comunican con el Ayuntamiento. De hecho más de la mitad, 6.645 (el 51,4%) de las incidencias están dirigidas al departamento de Neteja Pública.

Le siguen, en proporción, los avisos dirigidos a la Brigada Municipal (el 13,5%). En este caso la queja por excelencia son los adoquines y aceras en mal estado que, en el mejor de los casos ocasionan salpicaduras después de la lluvia, y en el peor, caídas.

Contenedores, queja estrella

En lo que se refiere a los contenedores, Fortuny reconoce que uno de los problemas que existe es que con el nuevo sistema solo va una persona en el camión, con lo que no puede bajar a recoger si hay basura fuera del contenedor. En este sentido explica que se está trabajando para solventar el problema y se ha duplicado el número de personas que «repasan» el trabajo de los camiones.

Reconoce Fortuny que «cada isla de contenedores es un mundo y hay que hacer cirugía fina». Algunas no se llenan nunca porque están en sitios con poca densidad de población y hay otras donde se generan más problemas.

Este año se ha sumado, además, el hecho de que se han cambiado 119 islas soterradas por otras de superficie, lo que también ha supuesto contratiempos para los usuarios.

Una de las dificultades con las que se encuentran es el hecho de que algunos comerciantes abocan sus residuos en los contenedores residenciales. «Es algo en lo que tenemos que trabajar más porque se lleva por delante cualquier programación que podamos hacer. Estamos poniendo hilo a la aguja, porque la gestión comercial de los residuos no puede ser igual que la doméstica», afirma.

En este sentido, el equipo que se encarga de la inspección no solo trabaja para detectar los sitios donde el servicio no está funcionando, sino que habla con los vecinos y propone colocar nuevos contenedores si hace falta.

También se ha cambiado la ordenanza para que los dueños de pequeños negocios puedan llevar sus residuos a la deixalleria municipal y no los dejen en los contenedores.

Y se han aplicado más multas. La Guàrdia Urbana, asegura, está siendo muy activa y no hay mes en que no se pongan tres o cuatro multas por vertederos ilegales.

La basura refleja los tiempos

Este año un repaso a las incidencias demuestra como durante el confinamiento una de las quejas más repetidas pasó a ser la presencia de muebles en la vía pública pese a que se había advertido de que no habría recogida de residuos voluminosos para evitar contagios. Esos días también se cerraron las deixallerías.

La tendencia a lo largo de los años, confirmada por lo que llega a la basura indica, no obstante, que la mayor parte de cambio de muebles se da entre junio y julio.

En estas últimas semanas también se ha notado una saturación de contenedores de papel y envases en zonas donde hay comercios, lo que hablaría de cierta reactivación de la actividad con las compras navideñas.

Temas

Comentarios

Lea También