Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

La trombosis, riesgo, tratamiento y prevención

M. Teresa Auguet, José Antonio Porras y David Riesco del Hospital Joan XXIII y Reyes Aguinaco del Institut Català d’Oncologia, visibilizan la patología en su día mundial, el 13 de octubre

Gloria Aznar

Whatsapp
Desde la izquierda, la enfermera Rosa Sánchez y los doctores José Antonio Porras, M. Teresa Auguet y David Riesco. FOTO: Alba Mariné

Desde la izquierda, la enfermera Rosa Sánchez y los doctores José Antonio Porras, M. Teresa Auguet y David Riesco. FOTO: Alba Mariné

Cada 13 de octubre se celebra el Día Mundial de la Trombosis, una efeméride de reciente creación. Fue en 2014 cuando la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia decidió fijar esta fecha «para concienciar a la población a nivel mundial sobre la importancia de la enfermedad», como manifiesta el doctor David Riesco.

La trombosis se produce cuando se forma un coágulo de sangre en el sistema venoso profundo y acostumbra a originarse en una pierna. Sus síntomas son hinchazón y dolor.

Sin embargo, el proceso se puede complicar cuando a través del circuito venoso, desde la pierna el trombo viaja hacia el corazón y el pulmón. Se produce entonces un tromboembolismo pulmonar, con un resultado que puede ser fatal.

Se debe tener en cuenta que entre las patologías cardiovasculares, la enfermedad tromboembólica venosa es la tercera causa de muerte tras el infarto de miocardio y el ictus.  

«La sintomatología es diversa. Desde una pierna muy hinchada a mareo o sensación de ahogo» M. Teresa Auguet. Medicina Interna. Joan XXIII.

Los doctores M. Teresa Auguet, David Riesco y José Antonio Porras, del servicio de Medicina Interna del Hospital Joan XXIII de Tarragona y la doctora Reyes Aguinaco, del Institut Català d’Oncologia (ICO), son referentes en esta patología.

A la hora de la prevención, estos profesionales de la salud hacen una distinción entre las personas ingresadas en cualquier centro hospitalario y las que no lo están.

«Desde hace mucho tiempo  cuando un paciente ingresa, sobre todo en las unidades quirúrgicas, se le administra heparina profiláctica para anticoagular y prevenir la trombosis, ya que están inmovilizados», apunta el doctor Porras. 

Sin embargo, ¿qué sucede con el resto de la población? Entre los factores de riesgo, estos expertos señalan tomar anticonceptivos, el embarazo en algunos casos, obesidad, procesos infecciosos, cáncer y el tratamiento con quimioterapia así como las enfermedades inflamatorias. Del mismo modo, están reconocidos como factor de riesgo los viajes en avión de más de seis horas de duración, por la posición.

«Lo preocupante es que tenemos un 30% de pacientes por debajo de los 50 años»
José Antonio Porras. Medicina Interna. Joan XXIII.

No obstante, el doctor Porras señala que «lo más preocupante son los casos en los que se desconoce el origen, se dan en pacientes menores de 50 años y no aparecen alteraciones en el estudio de las causas, incluidas las trombofilias. Los conocimientos actuales dicen que se debe valorar el tratamiento anticoagulante por tiempo indefinido».

«Además, los tratamientos también pueden provocar efectos secundarios de sangrado», puntualiza la doctora Auguet.

Por todo ello, para compartir conocimientos y experiencias así como para formar a otros profesionales, los cuatro especialistas organizan el curso de actualización en enfermedad tromboembólica venosa, un congreso del que este año ya se celebra la sexta edición y que tendrá lugar los días 13, 14 y 16 de noviembre en El Seminari, en Tarragona.  

Este congreso interdisciplinar reúne a médicos del Camp de Tarragona y del área de Barcelona. «Cada año se mejora y en esta ocasión introducimos un taller de ecografía clínica aplicada a la enfermedad tromboembólica, una herramienta para el diagnóstico a partir de la que se puede detectar el trombo. Habrá una parte teórica y casos prácticos», señala David Riesco.

«Los fármacos más seguros quedan fuera de la Seguridad Social para estos enfermos»
David Riesco. Medicina Interna. Joan XXIII.

Por lo que se refiere a los asistentes, es destacable que congrega a una parte importante de médicos de primaria «para aprender a reconocer la trombosis venosa profunda. Una pierna hinchada puede ser debido a un traumatismo, pero también a un proceso trombótico», especifica Teresa Auguet.

Con la mirada siempre puesta en el paciente, también a nivel interdisciplinar, facultativos de Santa Tecla de Tarragona, el Pius de Valls, Joan XXIII y Sant Joan de Reus estudian de forma conjunta una vez al mes los casos más complejos.


Después del trombo
La sintomatología es diversa y va desde la hinchazón en la pierna, a la sensación de ahogo y mareo. Una vez ha tenido lugar el trombo, es el propio organismo el que lo deshace «a través de nuestras sustancias fibrinolíticas. Sin embargo, si la vida del paciente corre peligro, se debe valorar el tratamiento fibrinolítico», comentan. Y si se trata de una persona joven, se le practican posteriores estudios genéticos.

En cuanto al tratamiento, se da la circunstancia de que los anticoagulantes orales de acción directa, que son más seguros en cuanto al menor riesgo de hemorragias, están financiados por la Seguridad Social para los pacientes que sufren fibrilación auricular, pero paradójicamente, no para los que han padecido un trombo, a pesar de ser la misma medicina.

El Congreso sobre la patología se celebra en el Seminari los días 13, 14 y 16 de noviembre

La prevención total no existe pero, en cualquier caso, ayuda llevar una vida sana, perder peso y evitar el sedentarismo. Y, en caso de duda, acudir a un especialista.

Temas

Comentarios

Lea También