Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las bicis de TGN ruedan en Senegal

Un grupo de alumnos repara bicicletas donadas y las envía a África
Whatsapp
El grupo de alumnos de cuarto de la ESO que participó en el proyecto junto a su profesor. Foto: Pere Ferré

El grupo de alumnos de cuarto de la ESO que participó en el proyecto junto a su profesor. Foto: Pere Ferré

Alejandro muestra una foto en su móvil sin conseguir ocultar su entusiasmo. La imagen está tomada en Senegal y en la misma un grupo de niños sostiene carteles hechos a mano donde figuran su nombre y el de otros compañeros de clase. Los pequeños les dan las gracias por una iniciativa que ha conseguido llevar desde Tarragona a aquel país una docena de bicicletas que los alumnos han conseguido reparar y dejar en perfecto estado.

«Lo más complicado era que creyeran en nosotros, que nos dieran las bicis y que confiaran en que, efectivamente, llegarían a su destino», comenta Ignacio, otro de los alumnos participantes. Y es que les tocó convencer a compañeros, familiares y amigos de que les dieran las bicicletas que no utilizaban para su proyecto solidario. Cuentan que hicieron carteles, fueron por las clases y se movieron todo cuanto pudieron en las redes sociales. Hicieron un blog, perfiles de Facebook, Instagram, Twitter...

 

Taller improvisado

Al final lograron que les donaran doce bicicletas que se encargaron de reparar y acondicionar hasta dejarlas ‘como nuevas’. Lo hicieron llevando sus propias herramientas en una clase vacía que les dejó el centro y que se convirtió en improvisado taller.

Ferran, otro de los participantes, comenta que no tenían mucha idea de reparar bicicletas, pero han «aprendido haciendo».

En un principio se habían planteado simplemente donarlas a alguna ONGque las hiciera llegar a personas necesitadas, pero finalmente la conexión con Senegal surgió a través de un conocido, Guillem Martínez, un tarraconense que tiene una fábrica de hielo en aquel país y que se ofreció a hacerse cargo del transporte gratuitamente.

Las bicicletas acaban de desembarcar en Senegal y será la Fundació Lluís Llach la encargada de repartirlas.

Carlos Terrón, profesor del programa Faig (una asignatura propia de las escuelas de La Salle) y autor de la idea, explica que estas bicicletas van a ser de mucha utilidad en una zona rural donde escasea el transporte y que tendrán, con seguridad, muchos usos, desde transportar a niños hasta la escuela hasta ayudar a familias a buscar agua, «y no necesitan combustible».

Nacho, por su parte, reflexiona. «Es una satisfacción saber que les van a sacar provecho, no como nosotros, que estábamos a punto de tirarlas a la basura». Él y sus compañeros aseguran que volverían repetir la experiencia sin pensarlo dos veces.

 

Proyectos de impacto social

El proyecto Faig es una asignatura propia de las escuelas de La Salle y está estructurada en dos proyectos que deben desarrollar durante el curso todos los alumnos de ESO. Uno de los proyectos tiene un carácter científico y otro un cariz más humanístico. A lo largo de este curso, dentro del mismo programa Faig, un grupo de alumnos organizó también unas olimpiadas dirigidas a personas con discapacidad. En las mismas participaron 37 deportistas de diferentes entidades de la ciudad.

Los alumnos prepararon desayunos solidarios en la escuela para recaudar el dinero que necesitaban para poder hacer frente a la organización: seguros, medallas, diplomas...

Otro de los grupos creó una web para explicar las características de todas las especies de plantas y árboles que hay en el huerto de la escuela. Elaboraron, además, unos carteles con el código QR que instalaron en el huerto y que dirigen a la página.

Finalmente, otro grupo participó en un proyecto de colaboración con la Associació Mediambiental La Sínia. Los alumnos recogieron muestras del río Gaià y analizaron la cantidad y diversidad de macroinvertebrados, un indicador de la calidad del agua. También revisaron una trampa colocada para capturar a las tortugas exóticas que la gente libera y que ponen en peligro las especies autóctonas. Además construyeron una ‘caja nido’ ya que uno de los problemas de la zona es que faltan árboles para la nidificación de ciertas especies.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También