Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las claves del caso Inipro

Los motivos que llevaron a la CUP a denunciar
Whatsapp
Imagen de archivo de la entonces concejal responsable del IMSST, Victoria Pelegrín, en primer plano. Al fondo, el alcalde. Foto: Pere Ferré

Imagen de archivo de la entonces concejal responsable del IMSST, Victoria Pelegrín, en primer plano. Al fondo, el alcalde. Foto: Pere Ferré

- Adjudicación oscura. En 2010, el IMSSTadjudicó a Inipro un servicio relacionado con la asistencia al inmigrante. Lo hizo mediante un ‘procedimiento negociado sin publicidad’ (tal como permite la Ley en contratos que no superan los 60.000 euros). Esto es: la administración invita a tres empresas de su elección a presentar oferta y contrata a la mejor de las tres. Pero en este caso, de las tres invitadas una renunció a presentarse y las otras dos eran una filial y su matriz:Inipro, la que ganó, era al mismo tiempo propietaria de Itinere, la que perdió. ¿Realmente el IMSST lo desconocía cuando decidió invitarlas precisamente a ellas?

 

- ¿Información previa? Además, en el expediente de la contratación, el presupuesto enviado por Inipro en su propuesta data de junio de 2010, cuando el procedimiento se convocó oficialmente el 13 de julio.

 

- Prórroga irregular. El IMSST prorrogó el servicio en 2011 y 2012 sin volverlo a licitar, que es lo que legalmente se debería haber hecho, tal como reconoce auditoría interna. Inipro cobró por esos dos ejercicios un total de 137.369 euros. Yeso si contar con 2010, ejercicio del que no se han publicado datos.

 

- Afín al PSC. Que Inipro es una empresa marcadamente afín al PSC lo demuestra que su entonces administrador, Ricard Campàs, es un conocido militante del partido –llegó a figurar en una candidatura al Parlament–. Además, en Tarragona, uno de los empleados de Inipro fue un conocido militante socialista. De hecho, Inipro ya estuvo envuelta en polémicas similares en los años 90, cuando varios ayuntamientos socialistas del área metroplitana de Barcelona fueron acusados de darle trato de favor y de adjudicarle varios contratos de forma irregular.

 

- ¿Era necesario o lo podría haber asumido el IMSST? Por último, son muchas las voces que se preguntan si realmente el IMSST necesitaba externalizar la prestación de esos servicios de ayuda al inmigrante. La propia CUP lo cuestionaba ayer, «sobre todo teniendo en cuenta que Serveis Socials cuenta con una unidad precisamente para estos temas de inmigración», apuntó al respecto Laia Estrada.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También