Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las elecciones más disputadas de Valls sin Albert Batet

Los vallenses elegirán hoy quien quiere que gobierne la ciudad durante los próximos cuatro años. Una  prioridad de las siete formaciones es el Barri Antic y revitalizar la zona

Alba Tudó

Whatsapp
Imagen de una calle del barri Antic de Valls. FOTO: Alba Tudó

Imagen de una calle del barri Antic de Valls. FOTO: Alba Tudó

Los vallenses están llamados hoy para elegir quién quiere que gobierne la ciudad en los próximos cuatro años. Los siete candidatos llevan quince días intensos: hablando con los vecinos, mítings, presentando sus propuestas... Después de once años como alcalde y dieciséis en el Ayuntamiento, Albert Batet no repite en estas elecciones. En los últimos años había sido la garantía de victoria en la capital del Alt Camp. Lo releva Dolors Farré -hasta ahora concejal de Vía Pública- y quién ha recorrido barrios y le ha permitido darse a conocer entre los vecinos.

Estos comicios se prevén sin grandes mayorías y vertidas al consenso. Así, se dibujan varios escenarios, desde revalidar el actual pacto de gobierno con el que el PDeCAT y ERC suman 13 de los 21 concejales en juego en el Ayuntamiento de Valls, a nuevas aritméticas donde el PSC -que ya ha gobernado en anteriores legislaturas, solos y en alianza tanto con ERC como con la antigua Convergència- y también la CUP, pueden ser formaciones decisivas. Precisamente la CUP y Junts per Valls son los únicos partidos que estrenan cabeza de lista, si bien tanto Ester Huguet como Dolors Farré ya son concejalas en la actualidad. Dos nuevas formaciones aspiran a entrar en el Ayuntamiento: Podemos y Ciudadanos, con Maria del Carmen Pujadas de Podemos, y Cristina Laiz de Ciudadanos. El Barri Antic es uno de los temas prioritarios de todas las formaciones: algunos quieren construir un nuevo Centro Cívico, otros quieren ayudar a reformar las viviendas con subvenciones.  El Museu Casteller, equipamiento que lleva años e incluso décadas sobre la mesa, con debates candentes para la ubicación y el presupuesto, está a punto de abrir puertas. Ha sido el proyecto estrella que ha eclipsado la etapa de Batet como alcalde, que se quedará con la miel en los labios de poder inaugurar este verano. El nuevo POUM, recientemente aprobado por unanimidad, y la recuperación de los torrentes como espacios verdes, con una inyección de tres millones de euros, han sido otros ejes principales de este mandato.  

Ciudadanos y Podemos se presentan por primera vez a la ciudad de Valls

Recentralizar la ciudad alrededor del núcleo histórico, uno de los objetivos que fija el nuevo planeamiento, siempre ha sido tema de bandera de todas las formaciones. La recuperación del patrimonio histórico es uno de los principales ejes de Junts per Valls. Con el nuevo POUM es prevé expropiar el pan y norte de la plaza del Oli, para recuperar el aspecto y la singularidad. ERC, que tiene cuatro concejales, se presenta a las elecciones junto con Compromís per Valls. Una de sus prioridades de la coalición es la empresa y el empleo. Los cupaires quieren hacer frente a la situación de emergencia desde la prevención y la intervención en la calle, priorizar la inversión en vivienda, apostar por las municipalizaciones y garantizar una participación real.Los socialistas como grandes proyectos estratégicos de inversión, proponen construir nuevos edificios para la escuela de música, la comisaría de la Policía Local y, coincidiendo con otros partidos, una nueva residencia Alt Camp y un nuevo centro sociosanitario. El PP plantea la necesidad «urgente» de construir un puente en el Vilar que mejore las conexiones en esta zona y aumentar la plantilla de la Policía Local hasta un mínimo de 50 agentes para dotar de mayor seguridad la ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También