Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lavado de cara al belén municipal de TGN

Operarios de la Brigada Municipal se han dedicado en las últimas semanas a reparar desperfectos que el paso del tiempo había causado en algunas figuras. Ahora todas ellas están impecables
Whatsapp
Algunas figuras presentaban desperfectos causados sobre todo durante los traslados. Fotos: Cedida

Algunas figuras presentaban desperfectos causados sobre todo durante los traslados. Fotos: Cedida

Entre ayer y hoy está previsto que los operarios de la Brigada Municipal comiencen a instalar los dos belenes municipales, que se inaugurarán la próxima semana (en concreto el viernes 19)y que podrán visitarse hasta pasado Reyes. Un año más, se mantiene la política de exponer uno de los pesebres en el centro de la ciudad y otro en los barrios. En esta ocasión, los emplazamientos elegidos son la esquina de las calles Colom y Reding, en el centro, para dar más vida al entorno del Mercat Central, y la calle Riu Fluvià, en Torreforta. El año pasado, el del centro se instaló en el Moll de Costa y el de los barrios, en la urbanización Solimar.

Ambos conjuntos artísticos se han sometido en las últimas semanas a un intensivo lavado de cara:dos operarios de la Brigada Municipal se han dedicado a reparar desperfectos que, con el paso del tiempo, habían hecho inservibles algunas de las figuras.

En total, se han llevado a cabo trabajos de distinta índole en una decena de ellas. «Algunas estaban muy deterioradas: la cabeza medio arrancada, a otra le faltaba una mano y para reponerla tuve que hacer un molde a partir de mi propia mano...», relata Quim Castellví, uno de los operarios que han participado en las tareas. «Ahora están todas ellas impecables, y es sólo cuestión de cuidarlas, sobre todo durante los traslados, que es cuando suelen romperse. Porque, por lo demás, a no ser que sea por una ráfaga de viento muy fuerte, es muy difícil que mientras están expuestas o almacenadas les pase nada», añade el técnico municipal.

Entre los dos belenes suman cerca de una treintena de piezas, «todas ellas muy valiosas» y a tamaño natural, si bien en los últimos años algunas no se exponían debido a su deterioro: a no ser que la figura formase parte esencial del nacimiento y fuese por tanto irrenunciable –en cuyo caso sí se sometía a una reparación–, se quedaban guardadas. «Un Niño Jesús evidentemente no puede faltar, pero no pasa nada por un pastor más o menos», explican desde la Brigada Municipal. Sin embargo, este año se ha acometido una restauración integral de todas ellas que permitirá que luzcan con todo su esplendor durante las Navidades.

 

La Cabalgata, a punto

Otra de las tareas cruciales de la Brigada Municipal en estas fechas es la puesta a punto de las carrozas que participan en la Cabalgata de Reyes. Unos trabajos que también han sido ya completados. Este año se ha realizado una restauración a fondo de la carroza que reproduce la fachada de la Catedral, que estaba deteriorada, y se han realizado pequeñas mejoras estéticas y de seguridad en otras.

Además, la totalidad se ha sometido a la pertinente limpieza y puesta a punto. Las carrozas, que durante todo el año se almacenan en la Tabacalera, a día de hoy ya se encuentran en el almacén de la Brigada, en el Polígon Francolí, donde tras la citada puesta a punto esperan la llegada de su minuto de gloria la noche del 5 de enero.

Éstas y otras tareas, como la reparación del cántaro y la sandía que manan agua durante la Revetlla remullada la víspera de Sant Magí, forman parte de la faceta más desconocida de la Brigada Municipal. Lo normal es asociarla al pintado de los bancos, el cambio de señales de tráfico o la colocación de cojines berlineses, pero «la Brigada hace muchas otras cosas que no se ven pero que es agradable que la ciudad las conozca», recuerda Castellví.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También