Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Les Coves de L’Espluga de Francolí, un viaje a la prehistoria

Este conjunto forma la séptima cueva más larga del mundo y la segunda de Catalunya formada en conglomerados

Alba Tudó

Whatsapp
Imagen del interior de la Cova de l’Espluga de Francolí (Conca de Barberà).  FOTO: Pere Ferré /DT

Imagen del interior de la Cova de l’Espluga de Francolí (Conca de Barberà). FOTO: Pere Ferré /DT

Hacer un viaje al pasado, conocer como vivían las comunidades del Paleolítico y dar un paseo por la historia de la Humanidad. Les Coves de L’Espluga de Francolí  abre la puerta al pasado y permite conocer cómo vivían en este lugar hace miles de años.

L’Espluga de Francolí, situada en la comarca de la Conca de Barberà, recibe un nombre que en latín significa cueva. Casualidad o no, uno de los atractivos más destacados de L’Espluga de Francolí es la Cova de la Font Major.

Este conjunto de cuevas forma la séptima más larga del mundo y la segunda de Catalunya formada en conglomerados. 

También cuenta con numerosos audiovisuales que hacen de la visita una ruta vivencial. Para los visitantes más atrevidos, las cuevas ofrecen la ruta aventura, una visita del Museo remontando el río subterráneo. Además hay la Cova del Castell habilitada como aula, donde se realizan talleres de experimentación y demostraciones prehistóricas para escuelas. Para los visitantes más valientes la visita puede continuar 1 km más.

Es un segundo recorrido dedicado a la espeleología llamado Visita de Aventura. Se inicia al final del museo dentro de la cueva y discurre hacia el interior de las galerías más sorprendentes y profundas, remontando el río subterráneo que cuando sale al exterior por la Font Major recibe el nombre de Francolí.

Es conveniente ir equipado con un vestido de neopreno, casco y luz de carburo. 

Los grupos son reducidos, de 7 a 15 personas, acompañados siempre de guías especialistas. El recorrido aventurero tiene una duración aproximada de cuatro horas (1,5 a 2 horas dentro la cueva). El mismo museo propone una serie de consejos prácticos a tener en cuenta durante la visita. La temperatura de las cuevas es la misma todo el año: entre los 14 y los 17 grados. 

En verano es recomendable llevar una chaqueta. Para realizar la visita a la hora deseada es recomendable comprar las entradas por internet 24 horas antes.

Recomiendan las visitas de primera y última hora del día porque es cuando hay menos visitantes. No se permite hacer fotos ni grabaciones durante la visita ni la entrada a animales de compañía.

Las Coves de l’Espluga ofrecen varios servicios. Las visitas son todas guiadas y en catalán. 

Existe un servicio gratuito de audioguías en castellano, inglés, francés y ruso. Además, se encuentra una tienda de productos relacionados con las cuevas y máquinas de autoventa. 

También cuenta con el museo de prehistoria y geología ubicada en el interior de una de las cuevas más largas del mundo formadas con roca de conglomerado, con numerosos audiovisuales que hacen de la visita una ruta vivencial. Para los visitantes más atrevidos, las cuevas ofrecen la ruta de aventura remontando el río subterráneo.

Cuenta con una zona de aparcamiento público y gratuito y un área con parque infantil y zona de picnic.

Los horarios de apertura son de martes a domingo de las diez y media hasta la una y media. Por la tarde es de las cuatro hasta las seis. El lunes abren con reserva previa. En verano los meses de julio y agosto abren todos los días de la semana: de lunes a domingo. 

Para los talleres y actividades que realizan durante el año, de forma excepcional se pueden reservar y consultar en la página web.
Vive de antemano la evolución humana, desde el paleolítico hasta el mundo íbero.

Temas

Comentarios

Lea También