Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los ayuntamientos de Tarragona baten el récord de la década en fiestas mayores

El reflote financiero municipal llega a la verbena, con el desembolso máximo en diez años, que se dispara en la provincia un 46% desde 2012

Raúl Cosano

Whatsapp
La orquesta de Valls Marinada, que esta semana encadena cinco días de conciertos. El 15 de agosto marca el punto álgido de la fiesta.  Foto: DT

La orquesta de Valls Marinada, que esta semana encadena cinco días de conciertos. El 15 de agosto marca el punto álgido de la fiesta. Foto: DT

Aunque la orquesta sigue sin remontar, la fiesta mayor vuelve a gozar de buena salud. Hay más hinchables, más bous, mejores discos móvil. Cerca del puente de agosto y con media provincia de verbena, los municipios afrontan los días por excelencia de la fiesta mayor. Alrededor de 50 localidades tarraconenses celebran sus festejos, con la Mare de Déu d’agost como referencia y momento culmen de la parranda. 

También la jarana sirve como termómetro de la recuperación económica y, en especial, de la salud financiera de los ayuntamientos. Los principales consistorios de la provincia encaran sus fiestas patronales, en general, con unas partidas bastante más holgadas que en años anteriores. 

Los consistorios, de hecho, firman este 2019 el récord de gasto en festejos populares de la década. De media, los ayuntamientos destinan 94,15 euros a fiestas por habitante, un 4,73% más que en 2018, cuando el aumento fue del 7%, posterior a otro incremento previo que rozó el 10%. Desde que el gasto tocara fondo en 2012, el presupuesto consistorial para celebraciones suma siete subidas consecutivas. Desde aquel año, cuando la media per cápita estaba en 60 euros, este tipo de partidas han aumentado por ciudadano un 46,7% en el cómputo provincial. 

Es lo que se extrae del análisis de la partida número 338, la que corresponde a ‘fiestas populares y festejos’, recogida por el Ministerio de Hacienda y desglosada por la plataforma Gobierto. La evolución es desigual. Tarragona capital ha reducido en 2019 el gasto un 2%, pero el año pasado lo subió un 4%. En Cambrils, El Vendrell o Torredembarra también creció, aunque bajó en Salou o Valls. 

En los últimos cinco años, los ayuntamientos más importantes de la provincia –entre ellos Tarragona, Salou, Calafell, Cambrils, El Vendrell, Amposta o Tortosa– han incrementado, en mayor o menor grado, las partidas de fiestas.  

La Pobla lidera el ranking
La Pobla de Mafumet es el municipio que más gasta en festejos. Su partida para 2019 supera el millón de euros, a razón de 258 euros por habitante. Se mantiene más o menos estable respecto al año pasado. Fue en 2017 cuando experimentó un gran incremento. El dato poblense se quedaba en 671.500 euros, cifra que aún superaba a la actual de Tarragona. 

La Pobla de Mafumet destaca por ser un municipio con importantes ingresos en concepto de impuestos debido a la actividad industrial sobre su suelo. Es la población con un gasto mayor en la partida de festejos populares, pero también la que más desembolsa en protección social. 

Tarragona ocupa la segunda posición del ranking, con 663.300 euros de gasto total en fiestas mayores –cinco por habitante–. En el año 2013, en plena época de ajustes presupuestarios municipales, la cifra se quedaba en 437.500 euros. Es un aumento desde entonces del 51%, si bien la capital tarraconense no registra un dispendio por cabeza muy elevado, siempre según los datos publicados por el Ministerio. 

La tercera posición del podio a nivel absoluto es para Amposta. Tortosa y Salou también figuran en estos primeros puestos. En la sexta posición, aparece Ascó, otra localidad con ingresos del sector industrial –y, en concreto, nuclear– que, incluso, supera a La Pobla en dispendio por habitante: 268 euros. El tirón turístico de las fiestas de costa es un factor a tener en cuenta, con Mont-roig del Camp, El Vendrell o Sant Carles de la Ràpita copando también las posiciones punteras. 

Algunas cosas han cambiado en los últimos años. Las orquestas han quedado sustituidas por grupos más pequeños y por el tirón de la disco móvil. Una muestra de que los buenos tiempos vuelven es el caché de algunos artistas: hay djs que cobran hasta 1.500 euros por hora. La renovación de la clase política ha hecho que gente más joven tienda a hacerse con las concejalías de fiestas y a modificar, en parte, las programaciones hacia un público más juvenil. 

Algunos municipios tarraconenses aparecen en los rankings de Hacienda con un gran gasto en fiestas populares por habitante. Se debe a que parte del gasto procede en realidad de lo que aportan entes como la Diputació en subvenciones. Además, el número tan reducido de habitantes distorsiona el dato. De ahí que algunas poblaciones tan pequeñas como Forès, Conesa, La Febró o Caseres lideren el ranking provincial. 

Temas

Comentarios

Lea También