Más de Tarragona

Los barrios de Ponent en TGN despiertan: «Estamos hartos de la inseguridad en las calles»

Las asociaciones y plataformas vecinales proponen al Ayuntamiento que se recupere la figura del agente de proximidad, una vez finalizado el dispositivo policial PONDUS

CARLA POMEROL

Whatsapp
El pasado sábado, se manifestaron los vecinos en Icomar. FOTO: PERE FERRÉ

El pasado sábado, se manifestaron los vecinos en Icomar. FOTO: PERE FERRÉ

Más presencia policial y agentes de proximidad. Según los vecinos, esta es la pócima perfecta para poner fin a la percepción de inseguridad que invade las calles de los barrios de Ponent. Las denuncias por agresiones sexuales por parte de tres vecinas en las últimas semanas ha puesto en alerta a esta parte de la ciudad. Están dispuestos a llegar hasta al final para acabar con esta sensación. Las asociaciones y plataformas de vecinos piden al Ayuntamiento medidas para acabar con los robos, agresiones y la ocupación ilegal en estos barrios. El próximo 5 de diciembre, los vecinos protagonizarán otra manifestación en la Rambla de Ponent, en la que exigirán más policía en sus barrios. Con ésta, ya van tres protestas en menos de un mes. Ponent ha despertado.

Los primeros en salir a la calle fueron los vecinos de Bonavista, tras haberse conocido diferentes casos de agresión y acoso a mujeres. Cuatro de ellas lo denunciaron pero desde la asociación de vecinos aseguran que las víctimas se elevarían a diez. La entidad convocó una manifestación que reunió a más de 150 personas exigiendo más seguridad en las calles. «Sabemos cuál es la solución, pero no nos hacen caso. Es indispensable recuperar la figura del policía de proximidad, aquél que conoce a todo el barrio y que, cuando ve algún rostro no conocido, se pone en alerta», explica Loli Gutiérrez, presidenta de la Associació de Veïns de Bonavista, quien añade que «los delincuentes son más listos que los agentes. Cuando ven que la patrulla se va, es cuando entran en acción. Se creen impunes ante la ley».

Una semana más tarde, la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona (FAVT) convocaba una segunda concentración en apoyo a la joven que denunció haber sido víctima de una agresión sexual en el interior de un portal de un bloque de Icomar, la madrugada del pasado 25 de octubre.

Lo cierto es que estos trágicos acontecimientos han despertado la furia de los vecinos de Ponent. Pero, en materia de inseguridad, hay más aspectos que les preocupan. Desde hace unas semanas, aseguran haber detectado un aumento de casos de ocupaciones ilegales, sobre todo, en el barrio del Pilar y en La Granja. Además, los robos con fuerza en domicilios y vehículos no han cesado. Por no hablar de lo poco que se cumplen la normativa contra la Covid-19. «Aquí se juntan grupos de jóvenes sin mascarilla», dice Paco Fiori, uno de los responsables de la plataforma Recuperemos nuestros barrios, creada recientemente para defender los intereses de Ponent.

Fiori define la situación como «de abandono total», y asegura que los vecinos sienten miedo. «Los padres, cada día buscan más actividades para que sus hijos no estén en la calle. Y si no, no les dejan salir de casa. La calle se ha convertido en un lugar hostil, peligroso», asegura Fiori. La plataforma Recuperemos nuestros barrios, con el apoyo de algunas asociaciones de vecinos de Ponent, han convocado una manifestación para el próximo sábado día 5 de diciembre. La protesta tendrá lugar en la Rambla de Ponent «en la que pediremos más presencia policial y la recuperación de los agentes de proximidad. Hablamos de policías que paseen por el barrio y los comercios», asegura Fiori.

¿Y después del PONDUS, qué?

El incremento de presencia policial es una reivindicación histórica. Tanto es así que la Guàrdia Urbana y los Mossos d’Esquadra anunciaban hace poco más de un mes la puesta en marcha de un dispositivo especial llamado PONDUS (Ponent Dispositiu Unitari de Seguretat). Una docena de agentes se encargaban exclusivamente de llevar a cabo las tareas de seguridad ciudadana en los barrios de Ponent. El operativo se planificó tras las quejas de las asociaciones de vecinos, quienes denunciaban robos en domicilios y al interior de vehículos, botellones, incivismo y tráfico de drogas.

El dispositivo estaba previsto para un mes y, esta semana, el período terminaba, lo que todavía preocupa más a los vecinos. Es la hora de evaluar el operativo. «Ha tenido una buena acogida. Los vecinos lo han agradecido, pero el problema sigue más presente que nunca. La sensación de inseguridad no ha desaparecido y, por eso, pedimos que este dispositivo sea permanente», explica Lilian Fernández, responsable del área de seguridad de la (FAVT).

Por otro lado, Álex Ayuso, presidente de la Associació de Veïns del Barri del Pilar, se muestra más contundente y asegura que «no hemos notado ninguna mejora durante el último mes. Han sido pocas las veces que nos hemos encontrado con policías patrullando».

Por su parte, fuentes municipales aseguran que, una vez finalizado el dispositivo PONDUS, el concejal de Seguretat Ciutadana, Manel Castaño, ha convocado una reunión con los representantes de la FAVT para evaluar el operativo y hablar de posibles mejoras. Ponent pide soluciones y el Ayuntamiento se las tendrá que dar.

Temas

Comentarios

Lea También