Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los grupos de WhatsApp de los padres, un caldo de cultivo

Según el sindicato educativo Anpe en Tarragona
Whatsapp

«Hay un alza de las amenazas por medios electrónicos, sobre todo Facebook y WhatsApp. Hay grupos de padres que acaban siendo una conversación en la que se denigra al profesor. Todo eso va calando y transmite ese mensaje al hijo, que acaba por no respetar», indica Daniel Higuera, del sindicato educativo Anpe en Tarragona.

«Un grupo entre padres es, en principio, una herramienta de comunicación positiva pero a veces se convierte en un lugar para el insulto y la amenaza. Si un padre habla mal de un profesor y dice que es un torpe, eso el hijo lo percibe», sostiene el sindicato. Webs, foros y redes sociales son otro caldo de cultivo de comentarios que pueden poner al alumno en contra del profesor. «Es algo que se hace para defender a los hijos pero se termina hablando mal de los profesores y eso provoca que luego el alumno en clase le pueda faltar al respeto. La actitud de los padres, todo lo que ven en casa, es vital. La formación de padres debería ser casi una asignatura obligatoria», explica Carmen Alonso, de Anpe en Catalunya.

Así, el 28% de los 3.345 docentes que acudieron al Defensor del Profesor de Anpe en el curso 2013-2014 sufrían acoso y amenazas por parte de padres de alumnos, frente al 27% del año anterior, según un estudio de la entidad a nivel estatal.

Para parte de la comunidad educativa, el profesor ha ido perdiendo el rol de autoridad del que gozaba hace años. «Hace sólo una década ya había problemas, pero la figura del docente aún tenía ese prestigio, era muy raro que una madre le diera la razón al hijo. Ahora parece que lo que diga él tiene más peso que lo que mantenga el maestro o el profesor. Siempre hay que contrastar, escuchar la otra versión y llegar a un acuerdo», admite Carmen Alonso. «Recibimos mucha presión. Hay casos en los que te vienen los padres y te dicen que le tienes manía al hijo, que ya le estás subiendo la nota», añade Daniel Higuera.

«Detectamos que los niños hasta Segundo o Tercero de Primaria tienen más respeto al docente, pero cuando la cosa curricularmente se empieza a complicar los padres comienzan a ponerse más en contra, se plantan ante el profesor. La falta de respeto viene dada por los comentarios que los hijos oyen en casa», sostiene Soraya, del sindicato CSI-F en Tarragona.

Narcís Castanedo, director del Institut Vidal i Barraquer, ha localizado una variante:«En WhatsApp no hemos detectado tanto acoso al profesor como sí entre compañeros. En edades más avanzadas lo usan para insultarse, para acosar psicológicamente. Es una violencia verbal que se ejerce a través de un mal uso de estos medios».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También