Más de Tarragona

Los ingresos bajan un 35% en una semana y Tarragona deja atrás el pico de la quinta ola

Las UCI siguen llenas pero las plantas empiezan a desalojarse. Ayer Salut notificó 28 hospitalizados menos en la provincia en un solo día

Raúl Cosano

Whatsapp
Lo más complicado y costoso, a partir de ahora, será empezar a desocupar las UCI.  FOTO: ACN

Lo más complicado y costoso, a partir de ahora, será empezar a desocupar las UCI. FOTO: ACN

Tarragona ha dejado atrás definitivamente la cresta de la inesperada y quinta ola en cuanto a hospitalizaciones. Ya lo hizo hace unas semanas en lo referente a contagios y ahora ha podido superar un pico de ingresos que había vuelto a someter a los sanitarios en pleno verano, con las plantillas mermadas por las vacaciones.

Los datos del Departament de Salut son los más esperanzadores de los últimos días: 28 pacientes menos ingresados en una sola jornada en relación a la anterior. En el Camp ese dato se redujo en 23 y en el Ebre en cinco. Más allá de esas cifra, la tendencia a la baja está clara en la última semana, si bien la ocupación sigue siendo alta y aún se tardará unos días en que regrese una cierta calma a los hospitales. A juzgar por los balances oficiales de Salut, el punto álgido de esta quinta ola llegó el pasado fin de semana, a inicios de agosto, con 185 ingresados. Ayer había 119, una reducción del 35% en apenas siete días.

Esta nueva acometida del SARS-CoV-2, pese a cabalgar, como novedad, a lomos de una incidencia elevadísima en franjas jóvenes, ha seguido unos patrones similares a los de otros momentos críticos de la pandemia: puntas de contagios, luego crecimiento de hospitalización, penúltimo impacto en las UCI y últimas consecuencias en la mortalidad. Ahora estamos en esta fase final. Las UCI siguen llenas en Tarragona, pese a que ayer se registró un paciente menos. Hay 47 ingresados críticos con Covid-19 en el Camp de Tarragona y el Ebre. Mientras el desalojo de las plantas convencionales suele ser más rápido, las unidades de críticos tardan más en quedar desocupadas debido a que la estancia media es mayor. Eso sí, la mayor juventud de estos perfiles puede hacer prever que esta vez la permanencia media en intensivos sea menor porque la recuperación es más veloz, aunque está por ver.

Estos días sí se percibe un impacto claro de la oleada en las defunciones, un indicador que no se ha disparado fundamentalmente por la protección comprobada de las vacunas pero que sí ha sufrido un goteo de casos. Ayer se notificó un fallecimiento más en el Camp de Tarragona. La quinta ola se ha cobrado ya 34 vidas en la provincia, desde que arrancara después de la festividad de Sant Joan. Solo los antídotos, protectores solventes de las franjas más vulnerables, han evitado que la mortalidad se disparara como sí ha sucedido en otras oleadas en las que, como ahora, los positivos se descontrolaron.

Los índices epidemiológicos siguen a la baja, entre ellos la incidencia acumulada, el riesgo de rebrote, la velocidad de transmisión o los propios casos registrados. Gracias a todo ello, la Primaria, muy exigida, vuelve a respirar. Las visitas a los CAP de Tarragona vinculadas a casos de Covid se han reducido a la mitad en dos semanas: de 18.000 a unas 9.000 en esos intervalos de siete días.

Contagios a la mitad

Los casos de positivos sintomáticos detectados por test de antígenos en las comarcas tarraconenses han ido descendiendo notablemente según Salut en las últimas tres semanas: primero de 1.931 a 1.262 y luego a 752, prácticamente la mitad.

La tendencia es de un ligero alivio también en el global de Catalunya. Salut declaró ayer nueve críticos menos (579 en total) y 124 hospitalizados menos (1.913). Hubo 2.882 nuevos contagios y 27 fallecimientos.

La incipiente mejora de la situación no palía, sin embargo, la dureza sobrevenida de un verano impensable, justo cuando más cundía una vacunación que ha sido insuficiente para combatir esta ola, que ha precisado también de restricciones como el toque de queda nocturno. Por poner un ejemplo: si ayer había 119 ingresados en Tarragona, hace justo un año la cifra era de solo 20, seis veces menos. Lo mismo sucede con los cuidados intensivos: los 47 hospitalizados actuales contrastan con los nueve que había exactamente hace 12 meses.

Temas

Comentarios

Lea También