Más de Tarragona

Tarragona Sanidad

Los médicos de los CAP no tienen relevo para los próximos años

La previsión es que a cinco años vista se hayan jubilado entre el 20 y el 30% de los facultativos de medicina familiar. No es una especialidad atractiva para los estudiantes

CARLA POMEROL

Whatsapp
En noviembre de 2018, los médicos de la primaria del ICS llevaron a cabo un huelga, para exigir mejoras laborales. FOTO: PERE FERRÉ/DT

En noviembre de 2018, los médicos de la primaria del ICS llevaron a cabo un huelga, para exigir mejoras laborales. FOTO: PERE FERRÉ/DT

«Se están jubilando muchos médicos de familia y no hay recambios. Tenemos un problema grave». Así lo resume el doctor Nacho Tomás, miembro del sindicato Metges de Catalunya. Lo tiene claro: «En los próximos cinco años, se jubilarán entre el 20 y el 30% de la plantilla de los CAP. Encontrar un médico será un autentico lujo. Deberíamos empezar a pensar en posibles soluciones, que pasan por mejorar las condiciones laborales y retributivas de los facultativos», añade Tomás. El colectivo alerta de la falta de relevo para los médicos de familia y medicina comunitaria, aquellos que sustentan la atención primaria. El poco reconocimiento que tienen y las malas condiciones laborales, hacen poca atractiva esta especialidad.

Para hacerse una idea, la previsión –según datos facilitados por el Col·legi de Metges de Tarragona–, es que en los próximos diez años, en nuestra demarcación, se jubilen un total de 797 médicos de todas las especialidades. En el caso de la atención primaria, actualmente en Tarragona contamos con 66 médicos que han cumplido los 62 años y 64 facultativos con 63 años. «De los 800 médicos que se van a jubilar, tres cuartas partes pertenecen a la primaria», explica Manuel Carasol, secretario del Col·legi Oficial de Metges de Tarragona (COMT). Con estos datos encima de la mesa, y con la falta de demanda en esta especialidad, podemos intuir la gravedad de la situación.

Ya es un clásico que los graduados en medicina, cuando les toca escoger plazas MIR, aplaudan a los compañeros que con buena nota escogen medicina familiar. Eso significa que quedan más plazas libres para otras especialidades más demandadas y con más prestigio. La medicina familiar y comunitaria está a la cola de las preferencias. En cambio, es la especialidad con mayor oferta, con 2.224 plazas a nivel de España, y 327 en Catalunya este año. Cabe recordar que actualmente nos encontramos en medio del proceso de elección por parte de los alumnos que han superado el MIR.

Según los datos que maneja el Col·legi de Metges, en la demarcación de Tarragona, por norma general, se jubilan entre 80 y 110 médicos de familia al año y «solo se recuperan unos 40», explica Carasol, quien añade que «en los últimos cinco años, se han jubilado 364 médicos y se han presentado al MIR, 350. Se jubilan el mismo número de profesionales que alumnos se presentan a la prueba de acceso, con la diferencia de que muchos de ellos se marchan a otro país a trabajar».

«Somos la infantería, el soldado de a pie, el día a día, el que se parte la cara para su paciente, el amigo y el confesor. Pero no salvamos vidas», explica el doctor Nacho Tomás, quien reconoce que es un colectivo poco valorado dentro del sistema sanitario.

La falta de reconocimiento podría ser una de las causas por las que cada vez es más difícil encontrar un médico de familia. «Esta mañana, un compañero me explicaba que le llamaron de un CAP para incorporarse, sin él haber estado buscando trabajo», explica Tomás. En esta misma línea, el secretario del COMT, el doctor Manuel Carasol, asegura que «es una especialidad que debe trabajarse mucho. Además, las guardias en los CAP son duras y la primaria está muy tensionada. Todo esto va calando entre los alumnos, que acaban prefiriendo el ámbito hospitalario».

Así pues, la precariedad laboral que sufre este colectivo tampoco aporta el atractivo necesario para llamar la atención. «Los médicos ahora se jubilan antes porque se sienten maltratados por la administración», explica el doctor Tomás. Cabe recordar que hace tres años, el colectivo protagonizó una de las huelgas más importantes en los últimos tiempos, saliendo a la calle para pedir mejoras laborales y retributivas. El resultado de las negociaciones no acabó de agradar a los médicos.

Incapaces de retener el talento

La falta de médicos ya empieza a notarse en los CAP, con la gran presencia de profesionales extracomunitarios. «Los médicos formados aquí, al acabar el MIR, se van a buscar trabajo fuera de Catalunya y de España en busca de una vida mejor. Para compensar y dar respuesta a las necesidades de los CAP, se contratan médicos extracomunitarios, que se les homologa el título, pero no cuentan con la especialidad», explica el doctor Carasol.

El interés que los médicos de familia despiertan al extranjero queda patente en congresos sanitarios, en los que consultores de otros países, como Irlanda, Suecia o Dinamarca, vienen a España en busca de profesionales para trabajar en su sistema de salud.

Los datos hablan por si solos. Según el Col·legi de Metges de Tarragona, en el año 2019, 4.100 médicos españoles pidieron el certificado de idoneidad a la Organización Médica Colegial para poder salir del país e ir a otro a trabajar. De estos, mil eran nacidos fuera de España. «¿Saben qué significa esto? Que hay muchos facultativos extracomunitarios que vienen aquí, trabajan en un CAP, se forman y se preparan para el MIR, lo aprueban y vuelven a irse. No somos capaces de retener el talento. Ni el nuestro ni el queviene de fuera», apunta Carasol.

El colectivo alerta de la gravedad de la situación e insiste en que «un médico no se hace en dos años. Para poder formar un profesional en condiciones se necesitan, al menos, unos diez años», asegura Tomás, quien añade que «por eso creemos que es momento de empezar a pensar en posibles soluciones».

Solución: replantear la primaria

El gerente de la Regió Sanitària Camp de Tarragona, Ramon Descarrega, reconoce la falta de médicos, pero no lo ve como un problema prioritario ya que, según explica, la intención es replantearse el modelo de la atención primaria. «Para hacer lo que hemos hecho hasta ahora, quizás sí que falten médicos, pero estamos inmersos en un proceso de reformulación de los CAP», apunta.

Según el gerente, la pandemia ha acelerado algunos planes de futuro, como por ejemplo, la situación en la primaria. «Tenemos que ver las demandas de la ciudadanía. Quizás, las funciones que hasta ahora hacía un médico, las puede hacer una enfermera o asistente sanitario. Y más ahora, teniendo en cuenta que se realiza mucha actividad no presencial». Finalmente, Descarrega, tras ser preguntado por el Diari, reconoce que sería necesario mejorar las condiciones laborales de los facultativos.

Temas

Comentarios

Lea También