Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los pescadores, preocupados por la baja talla de sardinas y boquerones

En Tarragona sólo quedan 18 barcas dedicadas a este tipo de pesca. De ellas dependen unas 250 personas

Norián Muñoz

Whatsapp
Una de las tres máquinas de envasado de sardinas y boquerones de la cofradía. Dos están paradas. Foto: Lluís Milián

Una de las tres máquinas de envasado de sardinas y boquerones de la cofradía. Dos están paradas. Foto: Lluís Milián

Jordi Arbós coloca con cuidado una sardina sobre una regla de metal. De la cabeza a la aleta posterior mide exactamente doce centímetros, es decir, el mínimo necesario para poder ser pescada y comercializada. Luego pone un boquerón y lo mismo: hace justo nueve centímetros, apenas llega al mínimo exigido. Los especímenes que rebosan de las cajas que se apilan en la planta de embalaje de la Confraria de Pescadors son de un tamaño similar. «Son demasiado pequeños y eso que están maduros, porque encontramos muchas hembras llenas de huevas... A poco que en otros lados haba buen tiempo y se pesque un poco bien, esto nadie lo quiere. Hemos llegado a vender el kilo de boquerón a 30 céntimos, esto es una ruina», explica el marinero, que también es vicepresidente de la cofradía. [...]

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También