Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los recortes sociales encabezan las quejas de TGN ante el Síndic de Greuges

La Generalitat es la administración que genera más reclamaciones, en particular en salud y servicios sociales
Whatsapp
Foto: Pere Ferré

Foto: Pere Ferré

El año pasado el Síndic de Greuges tramitó 314 quejas y consultas de ciudadanos residentes en la ciudad de Tarragona. La cifra apenas crece respecto al año anterior, cuando fueron 306, pero demuestra un cambio en lo que preocupa a los ciudadanos: las quejas ‘estrella’ tienen que ver con las políticas sociales, en particular, con la salud.

En lo que se refiere a las administraciones donde se ha originado la protesta, la Generalitat se lleva la palma, con 127 quejas (79 en 2013), seguida del Ayuntamiento de Tarragona, con 45 (35 en 2013). El resto de reclamaciones tiene que ver, en una proporción muy inferior, con otras administraciones locales, con colegios profesionales y algunas empresas.

Entre las quejas ante la Generalitat destaca, sobre todo, el Departament de Salut, que pasó de 11 a 5o quejas en un año. En su informe al Parlament, el síndic, Rafael Ribó, ya alertaba sobre el volumen de reclamaciones por las listas de espera quirúrgicas o por la inequidad en la contribución y prestación farmacéuticas.

Al Departament de Salut le siguen, por orden, en el número de quejas, el Departament de Benestar Social i Família (22), Ensenyament (16) y Empresa y Ocupació (14).

El Ayuntamiento no se salva

Atención aparte merece el Ayuntamiento de Tarragona, con el que el Síndic firmó un convenio en mayo de 2013 tras la desaparición de la figura del síndic municipal. Entre las 48 actuaciones de este año ante el ayuntamiento, las temáticas que registraron mayor número de quejas fueronlas de urbanismo y vivienda, seguidas por las de administración pública y tributos y las políticas sociales.

También apunta el informe que, en lo que se refiere a la tramitación de las quejas, durante 2014 se finalizaron 32 actuaciones y 16 continuaban en trámite. De las finalizadas, en 22 casos se apreció algún tipo de irregularidad de la administración local. En todos estos casos el problema que originó la queja se resolvió satisfactoriamente para la persona que la presentó.

Más que otros municipios

El informe también compara el número de quejas y actuaciones de oficio tramitadas con el ayuntamiento frente a municipios con similar número de habitantes, una comparación en la que Tarragona (48 quejas con 132.199 habitantes) sale peor parada. Cita por ejemplo que Reus recibió 21 quejas para 104.962 habitantes, o Lleida, 24 con 139.176 habitantes. Sólo le iguala Terrassa, con 48 quejas, pero para 215.517 habitantes.

Como elemento positivo cabe destacar la bajada de quejas si se tienen en cuenta años anteriores (en 2011 eran 428) y la disminución en 17 días del tiempo empleado por el Ayuntamiento en darles respuesta.

Relaciones fluidas

La concejalía de relaciones ciudadanas es la encargada, por parte del Ayuntamiento, de recibir las quejas que llegan del Síndic, tal como explica el concejal en funciones Francisco Zapater, quien comenta que la relación con el Síndic es muy fluida y, por ejemplo, todas las recomendaciones que se hicieron el año pasado se aceptaron. En un primer término el Síndic solicita información y la respuesta se da en unos doce días, aunque la media aumenta porque eventualmente pide más información o aclaraciones.

Apunta Zapater que, en general, los asuntos que llegan a través del síndic son «de escasa entidad: multas de tráfico, ruidos, urbanismo...». Respecto a la comparación con otras ciudades, prefiere destacar la bajada progresiva en los últimos años y aclara que en otros municipios las denuncias podrían no llegar al síndic catalán, porque el municipio puede tener un síndic local.

Zapater, quien también se desempeñó como Síndic de Greuges de la URV, destaca que, independientemente de si el defensor es municipal, autonómico o estatal, lo importante es que el ciudadano tenga dónde quejarse, algo que tiene doble efecto, el de controlar calidad de los servicios públicos y el de apremiar a la Administración a solucionar los problemas.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También