Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los trapos sucios de una familia cualquiera bajo la presión social

Carcajadas aseguradas este miércoles en el Metropol con Nebulosa Teatre y su obra de creación propia  ‘A mi hijo no’

Gloria Aznar

Whatsapp
Los trapos sucios de una familia cualquiera bajo la presión social

Los trapos sucios de una familia cualquiera bajo la presión social

Hay cosas que sencillamente no ocurren o al menos no ocurren para el mundo. Y es que toda familia tiene esa otra cara de puertas adentro, esa que queda en la intimidad a resguardo de ojos curiosos y lenguas viperinas. Esta realidad es la que Nebulosa Teatre saca a la palestra en una comedia «histriónica», como la define Raquel Rodríguez, directora de la compañía. «El ideal de familia perfecta está muy marcado en la sociedad y no es así, por lo que nos parecía muy interesante llevar ante el público esa faceta que nadie quiere admitir».

Una madre soltera, un peculiar juez y un juicio mediático, de esos en los que en ocasiones la opinión pública ya ha dictado su propia sentencia centran A mi hijo no, que este miércoles escenificarán en el Teatre Metropol (21 horas), dentro de la Mostra Jove, un ciclo que toca a su fin este mes de junio.

La obra, de creación propia y que es una caricatura de la propia familia de Raquel, cuenta la historia de una madre que se ve obligada a ir al juicio de su hijo. ¿El delito? Una pelea callejera sin más recorrido pero que termina en una situación rocambolesca debido a que la persona con la que ha tenido la bronca es el músico trap del momento. «Se vuelca todo el pueblo, los medios de comunicación, internet, Instagram, todo el mundo en contra de este pobre chaval», explican. 

La obra arranca con el juicio y a partir de ahí cuenta cómo la familia afronta la situación. «Pretende rendir un homenaje a las madres y es también una crítica a la presión sobre las decisiones judiciales. Hoy en día la opinión pública tiene un peso muy importante, más de lo que muchas veces estamos dispuestos a aceptar», comentan los integrantes de Nebulosa.

La compañía debutó en la pasada edición de la Mostra, aunque no así algunos de sus componentes, que llegaban desde otros grupos de teatro. De esta forma, Nebulosa empezó de la nada. «Venimos de sectores muy diferentes, somos muy eclécticos. Por eso el nombre de Nebulosa, es un volver a comenzar. También porque es la zona donde se forman las estrellas y tenemos muchas estrellas dentro de Nebulosa», bromean en la sala de ensayo, en el Espai Kesse de Tarragona. 

Uno de estos cuerpos que brillan en la noche tiene solo nueve años y es el actor más joven de la Mostra. Estefan Garcia da vida al magistrado que tiene sobre sus hombros el peso de todo un veredicto. ¿Nervioso? «Bastante», responde. «Pero tengo que tener calma, respirar y estar tranquilo», clarifica, como si de una sentencia se tratara, un ensayo del que será su papel este miércoles

Estefan, que empezó su andadura en la Mostra Jove hace dos años, asegura que lo que más sorprenderá de su papel es precisamente su registro y toda la nomenclatura propia de la disciplina. «Ahora tengo que calmarme y estudiar mucho para poderlo hacer lo mejor posible en el escenario», sostiene con seriedad. Sin embargo, no es el único expectante en esta recta final.

Con A mi hijo no, Nebulosa apuesta este año por la comedia, un cambio de género desde el drama de la pasada edición. En este sentido, revelan que los asistentes tienen la carcajada asegurada. «Se reirán mucho porque hay escenas muy cómicas, hay unos momentazos tremendos, pero también se sorprenderán», manifiestan.   

Como todas las compañías, uno de los retos de la dirección es cuadrar horarios y agendas, pero aun así, una vez finalicen el coloquio en el auditorio tarraconense de Jujol, iniciarán gira por Barcelona, Girona y L’Hospitalet de Llobregat. «Tenemos dos años de vida. La edición pasada nos quedamos en casa y ahora que nos hemos consolidado un poco salir también es una experiencia. Son otros ojos porque aquí en Tarragona, quieras o no, estás actuando para casa», concluye Raquel. 
 

Temas

Comentarios

Lea También