Más de Tarragona

Más de 1.500 pymes de la provincia han pedido la nueva ayuda de la Generalitat

La subvención prevé un pago a cada pequeña empresa de 2.000 euros por empleado en ERTE. Los trabajadores, a título individual, también pueden solicitar otra de 600 euros

JOAN MORALES

Whatsapp
En la imagen, el restaurante La Morada de Tarragona, cuyo propietario ha solicitado la ayuda de la Generalitat. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

En la imagen, el restaurante La Morada de Tarragona, cuyo propietario ha solicitado la ayuda de la Generalitat. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La Generalitat de Catalunya, a través del Departament d’Empresa, había recibido hasta el pasado miércoles por la noche 14.299 solicitudes de micro y pequeñas empresas para cobrar una de las nuevas ayudas aprobadas recientemente por el Govern catalán. De estas peticiones, 1.503 eran de pymes de la provincia de Tarragona (1.182 del Camp de Tarragona y 321 de Terres de l’Ebre).

Dicha subvención prevé un pago a la micro o pequeña empresa de 2.000 euros por trabajador en ERTE, hasta un máximo de 30.000 euros. Está dotada con un presupuesto total de 208 millones de euros y se concede por la vía de la concurrencia competitiva. El criterio para repartir las ayudas primará en orden a aquellas compañías que puedan acreditar mayores caídas de facturación. Es decir, cada empresa cobrará en función del número de trabajadores que tenga en ERTE, pero cobrarán primero las que mayor caída de ingresos hayan sufrido. Las pequeñas empresas pueden registrar su petición hasta el próximo 22 de febrero.

Javier Escribano, propietario del restaurante La Morada de Tarragona, es uno de los 1.503 pequeños empresarios de la provincia que han presentado la solicitud para cobrar esta prestación de 2.000 euros por trabajador. En su caso cuenta con tres empleados que están en ERTE en un negocio que está cerrado desde octubre del año pasado.

Este restaurador se muestra bastante crítico con una ayuda que califica de «miseria, siempre lo he dicho». El motivo es la condición que pone la Generalitat para conceder la subvención. «La Generalitat te exige que para darte esta ayuda estés al corriente del pago a la Seguridad Social y a Hacienda. Por eso, los 2.000 euros que te dan por trabajador no se van a la familia, o al pago de comida, hipoteca o luz, tampoco se van a las posibles deudas que tengas con proveedores. Este dinero que me concedan, tal y como salga del banco, me lo tendré que guardar porque para la próxima ayuda que tenga que pedir me volverán a exigir estar al corriente de pago a la Seguridad Social y a Hacienda», esgrime Javier Escribano, quien por este motivo añade que «no es una ayuda real al empresario, porque sólo te queda que guardártelo. Esta condición que ponen de que para darte la ayuda tienes que estar al tanto de los pagos es una manera oculta de ahorrarse ellos muchas ayudas. Porque, ¿qué empresario no debe una cuota a la Seguridad Social o a Hacienda tal y como está el patio?».

La situación por la que atraviesa el negocio de Javier es delicada. Con unas pérdidas de unos 35.000 euros desde que empezó la pandemia, hace prácticamente un año, este restaurador de Tarragona explica que «tengo un restaurante con tres trabajadores en ERTE y lo tengo cerrado desde octubre. No me sale a cuenta abrir con estas restricciones horarias. Lo que nos está ahogando son las administraciones. Yo estoy de alquiler, y aunque pago la mitad, tengo que seguir pagando un mínimo de luz, agua, gastos, etc.».

Ayudas a trabajadores en ERTE

Paralelamente, el pasado lunes también se abrió el plazo para que los trabajadores afectados por un ERTE puedan solicitar una ayuda a la Generalitat. Durante el primer día, y según fuentes del Departament de Treball de la Generalitat, se recibieron en toda Catalunya un total de 58.896 solicitudes para cobrar esta nueva ayuda, que será de 600 euros, a razón de 200 euros mensuales por un trimestre, en un pago único. Los empleados en suspensión, ya sea total o parcial, tienen hasta el próximo 25 de febrero para inscribirse en el censo de la Generalitat y cursar su petición.

Posteriormente se depurarán las inscripciones para evitar duplicados. Será entonces cuando se procederá a abonar ese pago mínimo de 600 euros. La voluntad expresada desde la Conselleria dirigida por Chakir El Homrani es introducir un criterio de progresividad para premiar más a aquellos que más tiempo lleven en ERTE. Los pagos se harán efectivos, presumiblemente, en marzo.

Además, desde hoy mismo se abre el plazo para que los trabajadores autónomos también puedan pedir una ayuda, en este caso de 2.000 euros.

Temas

Comentarios

Lea También