Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

Más de 3.000 pasajeros del 'Costa Fortuna' desembarcan en la Part Alta

El buque inauguraba la temporada de cruceros de verano con una parada de doce horas en la ciudad en la que los usuarios visitaron las zonas más características

Laura Rovira

Whatsapp
Turistas del crucero visitando la Part Alta de la ciudad. FOTO: Pere Ferré

Turistas del crucero visitando la Part Alta de la ciudad. FOTO: Pere Ferré

Las calles de la ciudad y, especialmente, de la Part Alta, fueron el objetivo de muchas cámaras y de miradas de fascinación este domingo. Los vecinos paseaban y comentaban el tema estrella: las elecciones. Pero un multitudinario grupo rompía este monotema con conversaciones en diferentes idiomas. Se trataba de los pasajeros del Costa Fortuna, que ayer domingo inauguraba en Tarragona la temporada de cruceros de verano de la empresa Costa Cruceros. Es el tercer año consecutivo en que el puerto de la ciudad será una de las paradas de los más de 60.000 pasajeros que se estima que viajen en este buque. Esta empresa italiana ha incrementado en un 45% su oferta en plazas respecto al año pasado, lo que representa más instantáneas turísticas de Tarragona por todo el mundo.

La compañía Costa Cruceros llegó en 2017 a la ciudad y, después de la positiva valoración y gran acogida por sus clientes, decidió repetir e incrementar su capacidad en la región. «La parte romana les encanta a los turistas, es el principal encanto de la ciudad», comenta Sebastián, el guía encargado de recorrer Tarragona y acompañar con historia e información el camino de los pasajeros.

El Pont del Diable: el inicio

El itinerario por la ciudad empezaba en el Pont del Diable, una primera parada que ya consiguió fascinar a Conrado, uno de los muchos turistas italianos ya que, según Sebastián, esta nacionalidad era la más abundante. «Me ha encantado, es increíble», declaraba Conrado, quien añadía: «Poco a poco estoy descubriendo que Tarragona se parece mucho a Sicilia. Me siento como en casa», expresaba entre risas. 

Alemania y Francia eran los dos otros países representados en los clientes del crucero. Cristine, una joven francesa, miraba embobada el dibujo en la pared de la Plaça dels Sedassos, espacio de parada y fotografía que nunca falla según Sebastián. «Es la primera vez que estoy en Tarragona, había visitado Barcelona pero no tiene nada que ver, aquí hay muchos rincones con historia muy bonitos», comentaba Cristine. La Part Alta era la segunda parte del recorrido de esta ruta turística para que los pasajeros del Costa Fortuna aprovecharan la parada de 12h en la ciudad. 

Se espera que más de 60.000 pasajeros visiten la ciudad en este buque de Costa Cruceros

Las escaleras de la Catedral se llenaron de decenas de posados que quedaron retratados en más de una cámara. El pequeño mercado de antigüedades alrededor del Pla de la Seu añadía atractivo a este parada en la que Sebastián explicaba un poco de historia de la construcción de la Catedral y algunas características artísticas y técnicas. Después de comer, el recorrido seguía por el Amfiteatre y el Balcó del Mediterrani. «La idea es que conozcan las partes más características de la ciudad», declaraba Sebastián. La temperatura y el sol radiante convertían este domingo en la jornada perfecta para empezar la temporada turística de verano. 

Más de 3.400 pasajeros

El Costa Fortuna tiene una capacidad para 3.470 pasajeros y según Sebastián, son más de 3.000 ya los clientes confirmados. El objetivo de este crucero es descubrir el Mediterráneo a través de sus playas y ciudades más características como Ibiza, Mallorca o Génova en un itinerario conocido como ‘El ritmo de las Baleares‘.
Desde las ocho de la mañana más de 3.000 personas visitaron Tarragona y se convirtieron en la otra cara de la moneda de una jornada de elecciones. 

Temas

Comentarios

Lea También