Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Matrimonios jóvenes con hijos, el perfil más atendido por Cáritas

Càritas Diocesana de Tarragona realizó 73.698 atenciones en ayudas básicas sobre 18.541 personas  durante el 2016

Esther Garrido

Whatsapp
Càritas Diocesana de Tarragona asistió en 2016 a 18.541 personas facilitándoles ayudas en necesidades básicas. Foto: Pere Ferré

Càritas Diocesana de Tarragona asistió en 2016 a 18.541 personas facilitándoles ayudas en necesidades básicas. Foto: Pere Ferré

El perfil mayoritario de personas ayudadas por Càritas en 2016 ha sido, un año más, el de parejas con hijos, donde los cónyuges tienen entre 25 y 44 años, están en el paro y tienen estudios primarios. Aun así, este colectivo ha bajado respecto a años anteriores y se ha incrementado el de personas de entre 45 y 64 años, sobre todo el de mayores de 65 años y, sorprendentemente, el de menores de 25, así como el de madres con hijos. Sobre nacionalidades, el 52% del colectivo de personas atendidas es autóctono.

Las principales ayudas han sido alimentarias, de orientación, ropa y suministros básicos, como agua, luz, gas y transportes o medicinas. En general, las principales necesidades siguen siendo aquellas vinculadas a la inserción laboral. La falta de trabajo supone una falta de ingresos para muchas familias, lo que ocasiona grandes dificultades económicas para hacer frente a los gastos más básicos. Las Cáritas parroquiales, sólo en cuidados básicos, han realizado 73.698 acciones, beneficiando a 18.541 personas.

La herida de la crisis

Y esta labor se ha desarrollado a pesar de que los ingresos se han reducido. El director de Càritas Diocesana de Tarragona, Francesc Roig, confirma que siguen recibiendo ayudas económicas  gubernamentales, pero reconoce que «la administración pública ha reducido un poco ese ingreso», pero sobretodo, los donativos de la gente han bajado. Especialmente, han dejado de llegarles herencias y legados.

Roig considera que eso se debe a una cierta sensación social «de recuperación económica en ciertos sectores de la población», pero advierte de que «la herida de la crisis es tan profunda que continúa vigente». Algunos de los proyectos que desde Càritas han querido señalar con especial énfasis son los relacionados con la inserción laboral, que describen como «dar la caña para pescar en lugar de entregar el pez». Y es que aunque Roig asegura que «Càritas es conocida principalmente por sus entregas de ropa y comida», consideran más importante el empoderamiento de la persona, «para que pueda tener dignidad y crear comunidad». 

Acoger refugiados

Otro tema importante es el de los refugiados. Càritas Tarragona recuerda que «las promesas del Gobierno no se han cumplido». De momento, Càritas ha atendido y regularizado a 296 refugiados, pero Roig reclama que «tenemos los espacios pero no han llegado los refugiados». Càritas Tarragona dispone de pisos vacíos y posibles alquileres donde situar a los refugiados, pero sin la llegada de éstos tienen recursos sin utilizar. De todas maneras, Roig afirma que «el servicio de migración lo hemos tenido siempre» e insiste en que «Càritas está en disposición de acoger a refugiados». 

Desde la Diócesis también denuncian la existencia de las mafias en los países de origen de los refugiados, así como los que «mueren en el mar», se lamentaba Roig, impidiendo «tener un futuro».

Salud ocular en la infancia

tro de los proyectos de Càritas ha sido la ‘Campaña de salud ocular a la infancia’, donde la fundación IMO (Instituto de microcirugía ocular) ofreció atención oftalmológica al colectivo escolar en situación de riesgo y vulnerabilidad. La campaña hizo un total de 156 revisiones oculares en una primera visita, y 146 en la segunda, en el barrio de Bonavista. El coste de las campañas fue de 25.447,54 euros, que se han sufragado con IMO, la Fundación IMO y Càritas Catalunya. 

Temas

Comentarios

Lea También