Más de Tarragona

Mes y medio de cola para el examen práctico del carné de conducir en Tarragona

De examinar cada semana se ha pasado a hacerlo al mes o mes y medio. Los alumnos cambian de autoescuela para ver dónde se sube antes a la prueba. El coste final suele aumentar, ya que se acaban haciendo más horas

Raúl Cosano

Whatsapp
Alumnos de autoescuela realizando el examen práctico del carné de conducir, durante esta semana en Reus.  Foto: Alfredo González

Alumnos de autoescuela realizando el examen práctico del carné de conducir, durante esta semana en Reus. Foto: Alfredo González

Rubén Sánchez (32 años, La Canonja) se resigna. Acumula 30 horas de práctica al volante y sabe, por su profesor, que ya está preparado para acudir a examen. Pero el proceso no será tan rápido. «Voy a pedir ir a examen, pero sé que me tendré que esperar por lo menos un mes», cuenta.

Ampar Cànovas es profesora y directora de su autoescuela, Universal, con sedes en La Canonja, Roda y Torredembarra: «Vamos cada vez a peor. La última vez que llevamos alumnos a examen fue el 25 de enero. No lo hacíamos desde el 12 de diciembre. Es más de un mes».

La escasez de examinadores se agrava y provoca colapso en las autoescuelas, además de frustración en los alumnos y un probable aumento del coste. «Si me tengo que esperar un mes, tendré que seguir haciendo horas, aunque sea dos veces a la semana, para no perder la práctica», asume Rubén. Eso mismo le pasó a Selena Crevillén (Torredembarra, 21 años). «Entre que pedí ir a examen y la fecha que me dieron pasó casi un mes. Tienes que seguir haciendo algunas horas más de práctica para no perder la costumbre. Y tampoco es cuestión de que alguien te deje un coche para hacerlas», admite.

Por fin, en enero aprobó y obtuvo el permiso, librándose de la larga espera. Profesores y directores de autoescuelas alertan del «caos» y el «colapso», hasta el punto de que la situación ha llevado al sector a cometer prácticas dudosas y criticadas por los propios compañeros.

Mes y medio de espera

Así lo resume Carles Oliver, presidente de las autoescuelas en la provincia: «La situación está fatal. La media de espera es de un mes, aunque varía y hay centros que se tienen que esperar un mes y medio. Lo ideal es que fuera una semana, como antes». El máximo responsable del gremio llevó a alumnos a examen el 19 de diciembre y no repitió hasta este mismo martes, 7 de febrero.

Las autoescuelas están contratando a profesores ya jubilados sólo para subir a más alumnos a examen. «Lo hacen para intentar dar más salida a sus alumnos, pero a la vez están contribuyendo a que haya más colapso, y eso afecta al resto», cuenta Oliver. Universal es uno de los centros que ha obrado así. «Hemos contratado a profesores sólo para ir a examen. No soy partidaria pero me he visto obligada para dar salida a todos los alumnos. Además, es una práctica que ya abunda en el sector», cuenta Ampar Cànovas.

La autoescuela tarraconense Sabat mantiene que la situación es insostenible y que crea conflicto. «Somos un saco de boxeo. Hay alumnos que lo entienden y otros que no. No comprenden que el organismo oficial, el Estado, no pueda dar ese servicio. Tenemos conflictos constantes con los clientes, cuando la responsabilidad no es nuestra, pero somos los primeros afectados», indica el profesor y subdirector Aaron Sabat.

‘¿Cuándo me examinaré?’

Hay otra tendencia novedosa: el alumno con muchas urgencias que, incluso una vez hechas las prácticas en un centro, busca con qué autoescuela puede acceder antes al test práctico. «Hay gente que viene y dice: ‘Si me apunto, ¿cuándo me examinaré?’. Es una lucha constante», comenta Sabat, que admite una larga cola en su autoescuela, que llega a las 50 personas, cuando lo normal era que fuera inexistente.

La situación, confirmada por Tráfico, se debe a una falta de examinadores ya prácticamente cronificada. Hay nueve para cubrir la actividad de 105 autoescuelas, una ratio insuficiente tanto para el Estado como para los responsables de autoescuelas tarraconenses. La Jefatura Provincial de Tráfico en Tarragona estima que serían necesarios tres examinadores más, una cifra que el gremio eleva a cinco. En muchas jornadas, ese dato de nueve efectivos no es real en la práctica. «De esos, hay una persona que examina sólo cuatro días al mes, y dos más son liberados sindicales con 40 horas al mes. Eso quiere decir que son muchos los alumnos que se dejan de examinar. Algunos días vemos que de una plantilla de nueve, sólo hay dos examinando», cuenta Carles Oliver.

El problema, extendido a la mayoría de provincias de España, no tiene visos de solucionarse, al menos a corto plazo. «Nuestra relación con los responsables de Tráfico es buena. Ellos confiesan el problema pero dicen que hacen lo que pueden y la causa es la misma:la falta de presupuesto», concluye Carles Oliver.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También