Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nueve meses de prisión por vender hachís en una calle de Torreforta

Detenido mientras trapicheaba con dos compradores

Àngel Juanpere

Whatsapp
El arresto se efectuó en su día en la calle Francolí de Torreforta. Foto: LLuís Milián/DT

El arresto se efectuó en su día en la calle Francolí de Torreforta. Foto: LLuís Milián/DT

Un hombre que fue detenido por la Guàrdia Urbana de Tarragona en el año 2013 por trapichear con droga en una calle del barrio de Torreforta ha sido condenado a nueve meses de prisión y a pagar una multa de 75,22 euros. Además, el tribunal ordena la destrucción de la droga incautada así como del teléfono móvil intervenido. Por su parte, el dinero quedará a disposición del Juzgado. Así consta en la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 3 de Tarragona, ahora confirmada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona.

El acusado es Mimoun A., un ciudadano magrebí de 47 años de edad. Sobre las seis y media de la tarde del 24 de mayo de 2013 se encontraba en la calle Francolí, en el barrio de Torreforta. Procedió a vender a dos hombres 3,60 gramos de hachís, con un valor en el mercado de 19,11 euros.

En el momento de su detención, la Guàrdia Urbana encontró en poder del acusado 3,09 gramos de hachís, que el acusado tenía para vender.

En su recurso de apelación, el acusado aseguraba que la droga que tenía no era para su venta, sino que la compró para su consumo y como su vendedor habitual no se encontraba, la había adquirido a otra persona —el supuesto vendedor, según la sentencia–. También se quejaba de que los agentes no dejaron claro quién compraba y quién vendía.

La apelación

Pero para los magistrados de la Audiencia Provincial, la declaración de los agentes durante el juicio puede considerarse «prueba de cargo suficiente» para sustentar una sentencia condenatoria, ya que dichos policías fueron testigos directos de la transacción. Es más, la Sala entiende que la hipótesis alternativa que presentó el acusado es muy débil. Ante todo ello, los magistrados confirman la sentencia inicial.–a. juanpere

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También