Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nuevo desalojo de urgencia de un bloque por peligro de derrumbe

Tras la caída de parte del techo, el arquitecto municipal determinó que no se podía acceder. El Ayuntamiento requerirá a los dueños para que presenten un proyecto de consolidación

Àngel Juanpere

Whatsapp
Aspecto que ofrece el número 13 de la calle Lleó, inmueble que el arquitecto ha determinado que es peligroso residir en él. Foto: lluís milián

Aspecto que ofrece el número 13 de la calle Lleó, inmueble que el arquitecto ha determinado que es peligroso residir en él. Foto: lluís milián

Nuevo susto en la Part Baixa de Tarragona el pasado miércoles por la tarde. Una de las personas que al parecer tiene unas oficinas en el número 13 de la calle Lleó detectó, sobre las cuatro de la tarde, que la puerta del inmueble estaba abierta, con signos de haber sido forzada. Una patrulla de la Guàrdia Urbana se desplazó al lugar y observó que había caído parte del techo de la planta bajo cubierta. Se vio que el estado del edificio podía resultar peligroso. El arquitecto municipal, tras una primera inspección, determinó que el inmueble no se podía utilizar hasta nueva valoración, por lo que se procedió a su precintado.

De los dos pisos que tiene el bloque, sólo el primero está habitado. Sin embargo, desde la semana pasada el inquilino se encuentra ingresado en el hospital después de que fuera agredido brutalmente en su propio domicilio.

Fuentes municipales indicaron ayer al Diari que el hundimiento había afectado aproximadamente un metro cuadrado, lo suficiente como para considerar que era necesario desalojar el edificio. El Ayuntamiento requerirá a los propietarios que presenten un pequeño proyecto de consolidación y refuerzo del techo hundido para proceder a su reparación. Mientras tanto, será necesario mantener el desalojo a la espera de que se presente esta documentación, que tiene que ser avalada por un técnico competente.

El pasado 30 de noviembre, tres familias tuvieron que ser desalojadas de forma urgente del número 15 de la calle Reial, también en la Part Baixa, a raíz de que habían desprendimientos del techo del inmueble. Los diez afectados –siete adultos y tres niños–, tuvieron que ser realojados.

Y también la semana pasada, cinco familias de un bloque de Bonavista fueron desalojados por peligro de derrumbe.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También