Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Persecución a pie y en coche en Torreforta de un sospechoso de asaltar un casal

El robo fue cometido en la localidad de Puigpelat y el presunto autor, cuando volvía a su domicilio, fue interceptado por una patrulla de la Guàrdia Urbana. También llevaba dos móviles, uno de ellos sustraído en Sant Feliu de Llobregat

Àngel Juanpere

Whatsapp
La alarma de robo del Casal Puigpelatenc saltó a las 2.52 horas de la madrugada.  FOTO: àngel juanpere

La alarma de robo del Casal Puigpelatenc saltó a las 2.52 horas de la madrugada. FOTO: àngel juanpere

Después de una persecución en coche y posteriormente medio kilómetro a pie, la Guàrdia Urbana logró detener en la madrugada de ayer en Torreforta a un hombre que llevaba material que figuraba robado y también por haber entrado a robar poco antes en un casal de la localidad de Puigpelat (Alt Camp). 

A las tres y cuatro de la madrugada de ayer, una patrulla de la Guàrdia Urbana de Tarragona circulaba por la carretera T-11. En la rotonda donde confluye la A-27, los agentes vieron un turismo Opel Zafira –con una luz delantera y otra posterior fundidas– que circulaba a gran velocidad y que procedía de dicha autovía. El conductor, al detectar la presencia policial, aceleró la velocidad.

La patrulla siguió al vehículo sospechoso hasta la calle Gaià, en el barrio de Torreforta, donde los agentes encendieron las luces para que se parara. Pero inicialmente el conductor hizo caso omiso, hasta que finalmente se paró en el cruce con la calle Falset.

El hombre llevaba un pasamontañas, una llave inglesa, unos guantes y un destornillador

El copiloto del Opel bajó del vehículo y se dio a al fuga a pie con una caja registradora debajo de los brazos. Uno de los agentes emprendió la persecución a pie y el otro, en el vehículo policial.

Después de unos 500 metros, el guardia que iba a pie pudo interceptar al supuesto delincuente a la altura de la calle Gandesa. Durante la fuga, lanzó la caja registradora. El individuo llevaba en su poder un destornillador, una llave inglesa, unas tijeras, un pasamontañas, guantes y dos teléfonos móviles. 

Los agentes encontraron el tíquet de la caja registradora y constataron que la misma procedía del Casal Puigpelatenc, situado en la calle Major de dicha localidad del Alt Camp. El asalto a dicho local se había producido a las 2.52 horas, momento en que saltó la alarma. Una patrulla de los Mossos d’Esquadra se desplazó al lugar y confirmó el robo. Poco después se presentó en el lugar un responsable.

Investigación

Paralelamente, los agentes realizaron gestiones a través de la base de datos policial para comprobar la procedencia de los dos teléfonos móviles. Uno de ellos figuraba sustraído este año durante un robo con violencia cometido en Sant Feliu de Llobregat (Baix Llobregat). Ante todos los indicios, los guardias detuvieron al hombre acusado de un delito de robo con fuerza y otro de receptación. Se trata de un ciudadano marroquí de 25 años de edad y vecino del polígono industrial Francolí. 

No se pudo identificar al resto de ocupantes del vehículo ya que se marcharon del lugar cuando los agentes perseguían al copiloto del coche.

Temas

Comentarios

Lea También