Piden 16 años por intentar matar con un hacha a un matrimonio de Tarragona

El autor huyó de la vivienda cuando unos vecinos acudieron en ayuda de las víctimas

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Entrada a la Audiencia de Tarragona. Foto: ACN

Entrada a la Audiencia de Tarragona. Foto: ACN

Un hombre se enfrenta a 16 años de prisión acusado de dos delitos de tentativa de homicidio por intentar matar, presuntamente, a un matrimonio en su domicilio de Tarragona. El juicio tendrá lugar el próximo 15 de diciembre en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona.

El acusado es un ciudadano español, con antecedentes penales –aunque por otro tipo de delitos– y que se encuentra en prisión preventiva desde el 30 de enero de este año. El escrito de acusación de la Fiscalía recoge que los hechos se produjeron sobre las siete y media de la tarde del 16 de octubre del año pasado en un domicilio de la calle Estanislau Figueras de Tarragona. En el piso vive un matrimonio. «Con la intención de acabar con la vida de ambos», asegura el Ministerio Público, sacó de una mochila que portaba un hacha con mango de madera. Manifestó que «te mataré» y se dirigió hacia el hombre. Le clavó la hoja del hacha en la cabeza.

Las dos víctimas comenzaron a huir del acusado, quien les perseguía esgrimiendo el arma. Con la misma llegó a agredir a la mujer en la cara, provocando su caída al suelo, «continuando con su acometimiento para poner término a su vida». Ello provocó que su marido se interpusiera y se abalanzara sobre el procesado para que cesara en su agresión. Ambos cayeron al suelo. El marido logró zafarse de su agresor gracias a la intervención de terceras personas, que acudieron a sus llamadas de auxilio, huyendo seguidamente el procesado del lugar.

Las lesiones

El marido sufrió lesiones consistentes en una herida de tres centímetros encima de las cejas, otra de la misma longitud en la parte central de la frente, una abrasión en un dedo y una contusión en el costado, además de estrés postraumático. Tardó cien días en curarse, de los cuales diez estuvo impedido para la realización de sus ocupaciones habituales, quedando como secuelas dos cicatrices y el estrés postraumático. Su esposa sufrió una herida en el labio y una fractura de radio. Las lesiones tardaron 99 días en curarse, uno de ellos estuvo hospitalizada y 30 impedida para sus ocupaciones habituales. También sufre como secuela estrés postraumático y una cicatriz.

Además de la pena de prisión, el fiscal solicita para el acusado que durante 13 años no pueda comunicarse ni acercarse a las víctimas. Y en concepto de responsabilidad civil se enfrenta al pago de una indemnización de 15.000 euros a la mujer por las lesiones y secuelas y de 12.000 a su esposo.

Temas

Comentarios

Lea También