Piden 22 meses de prisión por hacer pintadas en el Pont del Diable

El fiscal recuerda que es un Bien Cultural de Interés Nacional y protegido por la Unesco

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
En los últimos años el Pont del Diable ha sido el blanco de diversas pintadas, como ésta, que no está atribuida al ahora encausado. FOTO: FABIÁN ACIDRES/DT

En los últimos años el Pont del Diable ha sido el blanco de diversas pintadas, como ésta, que no está atribuida al ahora encausado. FOTO: FABIÁN ACIDRES/DT

Un joven se enfrenta a un año y diez meses de prisión por haber realizado, presuntamente, pintadas con spray en el Pont del Diable, declarado Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN) y que forma parte del listado de monumentos protegidos por la Unesco al estar dentro del catálogo de Patrimonio de la Humanidad.

El procesado es un ciudadano rumano vecino del cercano barrio de Sant Salvador. El fiscal argumenta que el 29 de septiembre de 2018 escribió con pintura roja los caracteres «C X L 29-09-2018». Según la denuncia, la inscripción tenía una medida de dos rectángulos, de 1,40 metros aproximadamente. Estaban flanqueados por dos corazones y con cuatro puntos en uno de los sillares restaurados y de nueva factura en la parte superior del acueducto de las Ferreres, conocido como Pont del Diable, en el barranco Dels Arcs, dentro del término municipal de Tarragona.

La acción del gafitero provocó que el monumento estuviera «deslucido y deteriorado» a la contemplación desde la parte transitable del acueducto. Los gastos de la restauración por esta pintada ascienden a 647,35 euros, de los cuales 112,35 corresponden al IVA.

La denuncia llegó a la Fiscalía de Medio Ambiente y Patrimonio, que abrió diligencias de investigación. Y finalmente el 30 de junio del año pasado lo denunció al Juzgado.

El Ministerio Público, en su escrito de acusación, recuerda que dicho acueducto está declarado Bien Cultural de Interés Nacional y forma parte del conjunto declarado a título honorífico por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad el año 2000, dentro del conjunto arqueológico de Tárraco.

Es más, por el decreto 652/1966, de 10 de marzo, se declaraba la ciudad de Tarragona como Conjunto Histórico-Artístico. Y particularmente al acueducto se le catalogaba como Monumento Histórico-Artístico.

En sus conclusiones provisionales, el fiscal, además de la pena de prisión, pide que el acusado pague al Ayuntamiento de Tarragona los 647,35 euros que ha costado la restauración de la parte dañada.

Para el juicio, que tendrá lugar en uno de los cuatro Juzgados de lo Penal de Tarragona en una fecha todavía no determinada, se ha citado como testigo y perito a la vez al jefe técnico de Conservació del Patrimoni Històric –que fue el encargado de presentar la denuncia ante la Guàrdia Urbana–. También declararán como peritos un mosso d’esquadra y el guardia urbana encargado de la investigación –este último también está citado como perito–.

Temas

Comentarios

Lea También