Más de Tarragona

Piden nueve años por robar un ciclomotor y asaltar a una mujer y una gasolinera

En Vilallonga del Camp vio a la víctima sentada en la parada del autobus. Le tiró del bolso y como la denunciante lo sujetaba, la arrastró

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
La gasolinera presuntamente atracada por el ahora procesado. FOTO: PERE FERRÉ

La gasolinera presuntamente atracada por el ahora procesado. FOTO: PERE FERRÉ

Más de nueve años de prisión es la pena que solicita la Fiscalía de Tarragona para un delincuente –con múltiples condenas anteriores– ahora procesado por sustraer una motocicleta en Constantí, que le sirvió después para atracar una gasolinera de Tarragona y estirarle el bolso a una mujer en Vilallonga del Camp. El juicio por este caso llegará a la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona el próximo 6 de octubre.

El procesado es un ciudadano español condenado anteriormente en al menos nueve ocasiones por robo con fuerza y robo con violencia. El fiscal, en sus conclusiones provisionales, relata que en la noche-madrugada del 7 al 8 de junio de 2015, el encausado se dirigió a la avenida Catalunya de Constantí. Forzó el bombín de arranque de un ciclomotor Keeway y lo puso en marcha.

Con el ciclomotor se desplazó a una gasolinera situada en la calle Sofre del polígono industrial Riuclar. Una vez allí, se dirigió hacia el interior del establecimiento portando un casco, que le ocultaba sus facciones, con la finalidad de evitar ser descubierto. Se encontró con la trabajadora del establecimiento. Le exhibió una especie de bote a la vez que le manifestaba: «Dame todo el dinero, rápido, rápido». Le dijo que se fuera hacia el mostrador, donde estaba la caja registradora. Le volvió a manifestar: «Dame toda la pasta, dámela tu». Consiguió 25 euros, momento en que el atracador le dijo a la mujer: «Dame lo de abajo, lo de abajo o te mataré, guapa». Logró otros 100 euros. Seguidamente se marchó con el ciclomotor.

A continuación, el acusado se dirigió a Vilallonga del Camp. En la parada de autobús, en la carretera de Valls, se hallaba una mujer. El acusado, tras bajarse del vehículo y portando el casco –que le ocultaba sus facciones–, le dio un súbito e inopinado tirón, provocando que la víctima cayera al suelo. Se inició un forcejeo porque el acusado intentaba apoderarse del bolso, mientras arrastraba a la denunciante por el pavimento. Finalmente, el hombre exhibió un palo de madera, consiguiendo así el bolso y volver hacia el ciclomotor.

La acción del delincuente fue recriminada por dos personas que caminaban por la calle. Una de ellas le siguió y le arrebató el bolso de mano, que fue retornado a su propietaria. El encausado abandonó tanto la moto como el casco, huyendo a continuación.

Forzó el baúl

El acusado, previamente a abandonar el vehículo, tras fracturar las fijaciones del ciclomotor, se apoderó del baúl ubicado en la parte posterior, con un casco en su interior, un par de guantes de piel, diversa documentación, un chubasquero y un candado, objetos que han sido tasados en 283 euros. Los desperfectos causados en el ciclomotor –fractura de los encadenados, de la tapa del depósito de gasolina y del bombín de arranque– ascienden a 642 euros.

La Fiscalía solicita por el robo con intimidación seis años y medio de prisión, dos años y nueve meses por el robo con violencia en grado de tentativa, 2.700 euros de multa por el hurto de uso de vehículo a motor y 405 por un delito de hurto. Se han tenido en cuenta la agravante de multirreincidencia y de disfraz.

Temas

Comentarios

Lea También