Polémica por la apertura de la cafetería del Hospital Joan XXIII de Tarragona

Los restauradores denuncian el agravio comparativo y el Hospital asegura que el servicio es solo para trabajadores y pacientes

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de hoy, en la entrada de la cafetería del Hospital Joan XXIII.

Imagen de hoy, en la entrada de la cafetería del Hospital Joan XXIII.

La cafetería restaurante del Hospital Joan XXIII está abierta al público. De hecho, no ha cerrado nunca. Así lo permite el Procicat en la disposición que emitió el pasado 15 de octubre y que ordenaba el cese de la actividad habitual de bares y restaurantes, a partir del pasado viernes. El documento limitaba a estos establecimientos a poder servir comida para llevar. Pero como en toda regla, había excepciones. Una de ellas era la cafetería del hospital tarraconense, que durante la jornada de hoy ha sido protagonista en las redes sociales. Los restauradores de la ciudad se quejan y denuncian el agravio comparativo. «¿Porque ellos sí pueden abrir y nosotros no?», se pregunta un restaurador que regenta un bar en las inmediaciones del centro hospitalario.


La respuesta es porque así lo contempla el Procicat. El documento de la Generalitat, a parte de excluir de la norma a los restaurantes integrados en centros sanitarios, también habla de otras excepciones como es el caso de los restaurantes de hoteles y alojamientos turísticos, de los comedores escolares y de los servicios de comedor de carácter social. Todos ellos quedan excluidos de la suspensión de su actividad habitual. 


La decisión ha creado polémica en redes sociales. Tanto que corre por Facebook un vídeo donde se puede ver alguna que otra aglomeración, tanto fuera del recinto como en su interior. Las imágenes han revolucionado el sector, que denuncia un agravio comparativo con los negocios privados. «No es justo que nosotros no podamos trabajar y ellos sí. Si la restauración tiene que cerrar, el sacrificio lo hacemos todos», asegura Joana, una restauradora de la ciudad. 


El presidente de la Associació d’Empresaris d’Hosteleria de Tarragona Ciutat, Javier Escribano, asegura que «no me parece mal que la cafetería del hospital esté abierta. Presta un servicio a los trabajadores y a los familiares de los enfermos. Las protestas que me han llegado a mí tienen que ver con que se han visto aglomeraciones y poca distancia social entre los clientes. Hay opiniones para todos los gustos». 


En un principio, el servicio está abierto exclusivamente para trabajadores y familiares de pacientes, aunque algunos testigos aseguran que «había gente de la calle desayunando». Hoy, el hospital ha puesto en marcha un control de acceso para el público. «Solo personas ingresadas y acompañantes, y personas que tienen una cita médica», aseguran desde el centro sanitario. 


En la puerta de la cafetería hay un cartel que deja claro que el acceso es restringido y se recomienda hacer uso del servicio take away.

Temas

Comentarios

Lea También