Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

Prueba piloto en TGN para combatir la soledad de las personas mayores

La idea es que los usuarios hagan una comida al día saludable y acompañados

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de archivo de la Llar de Jubilats de Bonavista, durante una partida del domino.

Imagen de archivo de la Llar de Jubilats de Bonavista, durante una partida del domino.

Luchar contra la soledad de las personas mayores a través de las comidas. Este es el espíritu de Àpats en Companyia, una iniciativa que se pondrá en marcha en la Llar de Pensionistes i Jubilats de la Granja, como prueba piloto, a partir del lunes día 3 de junio. Se trata de un proyecto del Institut Municipal de Serveis Socials de Tarragona (IMSST), que tiene como objetivo combatir la soledad en el colectivo de personas mayores. La intención es cubrir dos necesidades básicas: proporcionar una alimentación adecuada y facilitar un espacio relacional de vínculos de amistad.

«Hemos detectado un aumento de hogares unipersonales de vecinos de más de 65 años. Teníamos que dar respuesta a esta gente mayor que, a pesar de no ser dependientes, se sienten solos», explica Josep Miquel Beltran, gerente del IMSST. El organismo se puso manos a la obra hasta encontrar un modo de favorecer la relación del usuario con su comunidad y minimizando así el riesgo de aislamiento social. «Los que lo deseen podrán tener una dieta saludable y la oportunidad de hablar con otras personas con las mismas inquietudes», añade Beltran.                                                                                                                                                                                                                                                                          
Los usuarios interesados deberán solicitarlo al registro de la Oficina Municipal d’Atenció Ciutadana –OMAC– o en la Unitat Gent Gran Activa de la Plaça Imperial Tarraco. Los requisitos son estar empadronado en Tarragona y tener más de 65 años. Tendrán prioridad las personas de más edad. Además, deberán ser personas autónomas y con las capacidades cognitivas adecuadas para poder mantener relaciones sociales. 

Las comidas se servirán en una mesa compartida de lunes a viernes, menos los días festivos. El comedor se abrirá de la una a las tres del mediodía y el precio es de 5,60 al día. Además, los usuarios podrán quedarse a las actividades que organiza la Llar de Jubilats de La Granja. La Fundació Formació i Treball, que en la actualidad capitanea el comedor social Taula Amiga y entrega comidas preparadas a personas en situación de vulnerabilidad, será la encargada de gestionar el proyecto.  

Ponent, Part Baixa y Part Alta

Si la iniciativa funciona y es bien recibida por los tarraconenses, el objetivo del IMSST es desplegar más comedores de este tipo por las Llars de Jubilats de toda la ciudad. La prueba piloto se alargará durante un año en el barrio de La Granja. «Nos servirá para ver el impacto y la respuesta de la gente. Nos lo tomamos como un año de experiencia», aseguraba Beltran, quien añadía que en la zona de Ponent, la Part Baixa y la Part Alta son los barrios donde se han detectado más hogares unifamiliares con personas mayores que sufren la peor cara de la soledad. Cabe recordar que el pasado mes de enero se puso en marcha el Servei d’Assessorament Psicològic a la Gent Gran como otro recurso de referencia. «Con todas estas acciones queremos implicar el tejido asociativo para detectar situaciones de riesgo», concluyó el gerente del IMSST.

Temas

Comentarios

Lea También