Más de Tarragona

Recta final de los nuevos accesos a Bonavista desde el PP10

Ya se ha empezado a asfaltar el nuevo vial que enlazará el barrio con la T-11, mientras a inicios de esta semana ya se abrió el Camí de la Partió al que se ha lavado la cara

NÚRIA RIU

Whatsapp
Ya se están asfaltando las calles del nuevo vial desde la T-11 a Bonavista. FOTO: PERE FERRÉESTA SEMANA REABRIÓ LA CALLE DE LA PARTIÓ, QUE SE HA ASFALTADO. FOTO: PERE FERRÉ

Ya se están asfaltando las calles del nuevo vial desde la T-11 a Bonavista. FOTO: PERE FERRÉESTA SEMANA REABRIÓ LA CALLE DE LA PARTIÓ, QUE SE HA ASFALTADO. FOTO: PERE FERRÉ

En las obras del Plan Parcial 10, la nueva urbanización que se construye junto a la T-11, se está trabajando a marchas forzadas. Estos días el grueso del equipo está empleado en la habilitación de los nuevos accesos y sus enlaces con los barrios de Bonavista y Buenos Aires, que se han convertido en una prioridad de cara a reabrir las comunicaciones con la T-11.

Estos días ya ha empezado a asfaltarse el nuevo vial, que enlazará con la carretera de Tarragona a Reus, a la altura de la rotonda de Les Gavarres. Un eje que sustituirá el antiguo Camí de la Coma y que incrementará la capacidad de salida en caso de emergencia.

Según el calendario que daban a conocer los responsables de la obra a principios del mes de junio, la intención era abrir la nueva carretera a mediados de septiembre. Una fecha que podría haber variado ligeramente ya que según afirma la presidenta de la Associació de Veïns de Bonavista, Loli Gutiérrez, en la última reunión con el Ayuntamiento les comunicaron que sería «en octubre». «Esperamos que se cumpla porque sino se va a liar», anticipa.

Esta semana reabrió la calle De la Partió, que se ha asfaltado. FOTO: Pere Ferré

Gutiérrez es muy crítica con la actuación que se está llevando a cabo. En extremo más próximo a la T-11 el vial tendrá dos carriles de entrada y otros dos de salida. Sin embargo, aproximadamente en su mitad habrá una nueva rotonda a partir de la cual este eje se bifurcará, de forma que saldrá una calle hacia Bonavista y la otra reseguirá la parte de arriba hasta llegar a la zona de Buenos Aires. Cada uno de estos viales tendrá un carril por cada sentido de la marcha. Una solución que, según Gutiérrez, es «insuficiente». «Exigimos que se hagan cuatro, porque no es la entrada al barrio, es la salida en caso de que se produzca cualquier accidente en la química», afirma.

Hasta que no se acaben los trabajos de asfalto del nuevo vial no podrán reestablecerse las comunicaciones del barrio con la T-11, que están cerradas desde octubre de 2020. «Deberíamos haber tenido un plan B desde el inicio, porque si pasa cualquier cosa el riesgo está allí y hemos estado viviendo todos estos meses en una ratonera», lamenta esta representante vecinal.

El mapa de los nuevos viales de acceso del PP10

Por su parte, el máximo responsable de la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona (FAVT), Alfonso López, discrepa con Gutiérrez y afirma que con los nuevos accesos «va a quedar bastante completo». Alonso pone en valor que el nuevo eje es «más ancho» respecto al antiguo Camí de la Coma. Asimismo, afirma que «uno de los miedos es el plan de evacuación, pero es que no lo hay porque no tenemos unas infraestructuras dignas para ello». Por el contrario, asegura que «estamos trabajando en un plan de confinamiento y en Plaseqta seguro», para que los vecinos se queden en casa.

Alonso también pone en valor que el nuevo vial de subida a Buenos Aires facilitará que «muchos coches no tengan que pasar por delante del colegio». De hecho, un tramo de la calle De la Partió se incluyó dentro del PP10. Este ha estado cerrado durante todo el verano y se ha aprovechado para hacerle un lavado de cara, con nuevo asfalto y nuevas aceras. Tras esta intervención reabrió el martes, a punto para el inicio del curso.

Temas

Comentarios

Lea También