Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Regreso virtual a Tarraco

Historia Con gafas de realidad virtual podemos presenciar cómo era nuestra ciudad en la época del Imperio Romano

Laia Baranera

Whatsapp
Imagen del antes y el después del Circo Romano, actualmente conocido como la Plaça de la Font. Foto: Cedida

Imagen del antes y el después del Circo Romano, actualmente conocido como la Plaça de la Font. Foto: Cedida

Volver a pasear por las antiguas  calles de la Tarraco romana y visitar sus puntos de mayor interés es posible hoy en día. Gracias a los avances en tecnología, se han desarrollado unas gafas de realidad virtual que permiten regresar al pasado y revivir la cotidianidad del siglo I aC.

El viaje al pasado se inicia en el Pla de la Seu. Allí todos los turistas, souvenirs, bares y hasta la propia Catedral desaparecen para dejar paso al edificio imperial que albergaba el Templo de Augusto. En esta posición, podemos observar lo que antiguamente era el lugar de culto situado en medio de una plaza de 18 hectáreas, que actualmente está ocupada por todo el casco antiguo de Tarragona.

Paseando por los adoquines de las estrechas calles que caracterizan la Part Alta y observando las distintas piedras con inscripciones romanas restantes en las fachadas de los edificios, llegamos a la Plaça del Fòrum. Allí, la guía Irene Colominas nos explica la extensión que tenía en esa época y contemplamos las ruinas.

Los turistas viendo con las gafas el antiguo Templo de Augusto, situado en el Pla de la Seu y la Catedral. Foto: Pere Ferré

Acto seguido nos dirigimos al Anfiteatro y el silencio de las ruinas se transforma en el griterío de un público alborotado. Nos encontramos en el centro del Anfiteatro protegiéndonos del sol por un Velum y rodeados de 12.000 espectadores. Aquí estamos asistiendo a una lucha de gladiadores. Como cuenta Colominas, «contrariamente a lo que habitualmente vemos en el cine sobre la muerte de los gladiadores durante el Imperio, ser gladiador era una ocupación lucrativa y por eso no perdían la vida en la arena».

Después la guía nos conduce hasta las ruinas que quedan del Circo Romano y nos explica que este ocupaba todo lo que ahora es la Plaça de la Font y las ruinas remanentes, con una extensión de 310x120 metros y una capacidad de 30.000 espectadores. Estamos presenciando una carrera de cuadrigas, en las que los aurigas dan siete vueltas con la ovación y euforia del público.

Esta es una experiencia para que tanto turistas como tarraconenses vivan el antes y el después de la ciudad que fue capital del Imperio Romano y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a su conjunto arqueológico romano.

El antes y el después

Este tour turístico se lleva a cabo gracias a la tecnología punta de las gafas de realidad virtual. Estas gafas proyectan en pantalla un mapa de la antigua Tarraco con los puntos de interés en los que consiste la visita. Lo único que debemos hacer es seleccionar el punto del recorrido en el que nos encontramos y ver cómo han cambiado los actuales puntos turísticos.

En pantalla podemos observar el antes y el después: vemos cómo la Catedral se transforma en el antiguo Templo de Augusto, así como también presenciamos una lucha en medio de un Anfiteatro abarrotado y acudimos a una carrera de cuadrigas en el Circo Romano, lo que ahora conocemos como la Plaça de la Font. 

Este tipo de visitas guiadas con gafas de realidad virtual han sido desarrolladas por la agencia de guías oficiales Agora Tarraco de Tarragona. Paseando por las estrechas calles de nuestro casco antiguo, descubrimos la Catedral, el Fòrum, el Anfiteatro y el Circo Romano como nunca antes los habíamos visto, ya que con la realidad virtual es fácil vivir el presente y el pasado a la vez.

Temas

Comentarios

Lea También