Más de Tarragona

Ricomà carga contra la Generalitat por el proyecto del tren-tranvía

El alcalde de Tarragona lamenta que el Govern no haya contado con las administraciones y entidades locales para planificar el nuevo sistema de movilidad

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen del alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, en el salón de plenos del ayuntamiento. ACN

Imagen del alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, en el salón de plenos del ayuntamiento. ACN

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, carga contra la propuesta del tren-tranvía del Camp de Tarragona que la Generalitat ha sometido a información pública. En una entrevista a ACN, Ricomà lamenta que la Generalitat no haya contado con las administraciones y entidades locales para planificar el nuevo sistema de movilidad.

Además, duda que el proyecto haga aumentar el uso del transporte público en la región, especialmente en el eje Tarragona-Reus. El alcalde critica que el Departamento de Territorio ha presentado "un plan que ha tardado veinte años en elaborar, sencillamente para aprovechar las vías que ya existen", y añade que "la propuesta tiene que ser más ambiciosa". El consistorio analiza alternativas con diferentes colectivos y presentará alegaciones al proyecto.

Ricomà considera que el tren-tranvía del Camp de Tarragona tiene que permitir dos elementos clave, que además van ligados. Por un lado, descarbonizar la movilidad y hacerla más sostenible. Por el otro, que la población lo use. Y con la propuesta de la Generalitat, el alcalde no ve claro que sirva para ninguno de los dos. "El tren es una opción para la descarbonización, pero no es la única. Hay otros, que en la ciudad ya estamos trabajando, como el hidrógeno", defensa.

En este sentido recuerda que en el Camp de Tarragona se hacen unos 20 millones de viajes el año con transporte público, y que esta cifra se tiene que incrementar para que se reduzca la contaminación provocada por los vehículos privados. "Quizás en Cambrils puede aumentar pero en el eje Tarragona-Reus, que es donde hay más personas, tengo dudas más que razonables", expresa.

Según el proyecto de Territorio, la unión de las dos grandes ciudades del Camp de Tarragona se haría por Vila-seca, aprovechando el trazado actual de las vías de tren. Y esto es lo que alcalde no ve claro: "Tendrá que ir por la misma vía que los trenes de mercancías, regionales, cercanías y largo recorrido. Los técnicos dicen que con el corredor mediterráneo la línea quedará absolutamente saturada. Esto funcionará? Haremos que suba el uso del tren o seguirá siendo más práctico coger el autobús?", cuestiona.

A la vez, el alcalde reflexiona que "en cierto modo el Camp de Tarragona es una gran ciudad disgregada en muchos núcleos", como Tarragona, Reus, Vila-seca o Cambrils. "La gente duerme en un lugar, trabaja en otro y hace ocio en un tercero, y esto pide conexiones rápidas y una intermodalidad. El planteamiento actual ayuda a tenerlas?", se pregunta. Además, cree que "ni remotamente" será como un metro, como se había indicado desde Territorio.

"Consenso falso"

Más allá de los aspectos técnicos de la propuesta del departamento Ricomà ha cargado contra el Govern por el hecho que no se ha consensuado con los agentes locales. "Cuando hay una actuación tan importante tiene que ser el territorio quién la defina", ha defendido. Según él es una manera de hacer que se arrastra desde hace tiempo y que no ha aportado nada bueno a la ciudad. "Tengo la impresión que sobre el tema ferroviario ha habido un tipo de consenso falso. Como el tema es complicado, nadie ha querido arriesgarse. Pero de adelantos no han habido. Si se mira el mapa ferroviario de hace doce años y el de ahora, Tarragona ha perdido", lamenta.

"Lo que no puede ser es que desde un despacho se nos diga que habrá un plan de movilidad y que será este. Y cuando dices que no te gusta te responden que ya habrá una segunda y una tercera fase", espeta en respuesta al conseller Damià Calvet. Por todo ello, recuerda que "la ley del 2003 dice que es la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) la que tiene que definir la movilidad en el Camp de Tarragona". "Exigimos las competencias, ejerzámoslas y hagamos el modelo de movilidad que nos vaya mejor", sostiene. Aun así no cree que haya habido "deslealtad" por parte del Govern.

Paralelamente, considera que es un momento "muy importante" para la región, con la posible llegada de los fondos Next Generation EU y pone encima la mesa que hay energías sostenibles que pueden ayudar a la movilidad. "Estamos hablando de un tema de conectividad y competitividad. Las cosas se tienen que ejecutar en un tiempo razonable", indica. "Si para hacer una propuesta de un plan que sencillamente aprovecha las vías que ya existen se ha tardado veinte años y por las vías nuevas no hay ni previsión, cuando esto se pueda hacer se nos habrá pasado el arroz", completa.

Alegaciones consensuadas

Ante el chasco por no haber podido participar en el diseño de la propuesta, el Ayuntamiento de Tarragona prepara alegaciones. Lo hace a partir de tres mesas con entidades y profesionales vinculados al sector de la movilidad. "Como no lo ha hecho el promotor, que es el Departamento, pues lo hacemos nosotros", afirma Ricomà. A pesar de que tan solo disponen de 30 días para presentar las alegaciones, el alcalde asegura que el "proceso participativo" que han impulsado "es modélico".

En la primera sesión se hizo este martes, participaron unas setenta personas y sirvió para exponer los elementos claves de la propuesta de la Generalitat. La segunda sesión servirá para hacer aportaciones y recoger ideas de cómo tiene que ser la movilidad en la región y se celebrará el próximo martes. En el tercer encuentro se fijarán las conclusiones y se consensuarán las alegaciones.

Temas

Comentarios

Lea También